Se hacen bolas

0
130
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Tanto a nivel federal como local, la pandemia ya los está rebasando y no han implementado una estrategia eficaz que ayude a reducir los contagios y las defunciones por covid-19.

Los números crecen y crecen. No hay luz al final del túnel. Tampoco se ha domado y esto se ve muy lejos de que se reduzca.

El Gobierno mexicano ya se lavó las manos y les echó la culpa a los gobernadores.

Pero… ¿quiénes dijeron que el coronavirus no era grave? ¿Quiénes propusieron una fecha para el inicio de la cuarentena y quiénes decidieron adelantarlo una semana?

¿Quiénes dieron fecha para su culminación un mes después? ¿Quién dijo “salgan, hagan su vida normal”; “abrácense”; “el escudo es no ser corrupto”; “la protección está en las estampitas de santos”?

¿Quién dijo ya quiero salir de gira, implementen la “nueva realidad”; que la pandemia está domada y que va a la baja?

Y todo eso, desde luego, hace que la gente se confíe y salga de sus casas. El mensaje que dan es muy importante, y parece que no la han visto así.

A nivel estatal, también comen piñas al adelantar la reapertura económica y no ponerse estrictos con la gente.

Es cierto, la mayor responsabilidad es de la población que ha salido, que no se protege, que entra al súper en familia, que hace fiestas, que hace reuniones, que por la desesperación ya rompió la cuarentena; que burla el hoy no circula; que se enoja porque le exigen usar cubrebocas.

Por eso, es momento de endurecer las medidas.

Desde la semana pasada tomaron la iniciativa de cerrar las tiendas de autoservicio, conveniencia y abarrotes, provocando largas filas los jueves y viernes. No funcionó.

Este fin de semana abrieron no esenciales y cerraron los esenciales. Y tampoco mejoró. La gente salió al centro e hizo algunas compras no urgentes. Pero además siguieron con sus reuniones y fiestas.

Insisto: es momento de poner un “hasta aquí” y hacer medidas más efectivas.

Pero no pongan a los de la Coepris a pensar, porque ya vimos que eso no se les da.

¿Por qué no un “no circula” sábados y domingos? Eso sí va a detener la movilidad en esos días, que es en donde más situaciones de riesgo sanitario se corren. Sanciones fuertes a quienes anden en la calle sin nada qué hacer, y además, sin protección.

La culpa es compartida: Gobierno federal, gobiernos locales y sí, hay que decirlo, de la gente irresponsable.

Mientras tanto las autoridades se echan la bolita, y parece que ya no saben qué hacer.

EN CINCO PALABRAS.- Paremos esto de una vez.

EN CINCO PALABRAS.- “La vida es infinitamente más extraña que todo lo que la mente del hombre pueda inventar”: Arthur Conan Doyle.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios