Ángel necesita pronto un TAC… ¿le echas la mano?

0
40
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Pasaron casi dos meses desde que Ángel Eduardo Rodríguez Díaz tuviera un accidente en el patio de su casa, los papás han atravesado por altibajos pues por un lado se sienten sumamente preocupados por la salud del niño y, por otro, agradecidos con Dios y la comunidad porque su hijo va mejorando.

Tras recibir un fuerte golpe con un asador que le cayó encima, Ángel Eduardo estuvo semanas en el hospital. Por fortuna ya fue dado de alta y ahora vienen la observación y más estudios para darle seguimiento.

Es por ello que el padre de Ángel, el señor Ángel Eduardo Rodríguez Manzano está tocando puertas pues los médicos le han indicado que se tiene que realizar un TAC, que es un estudio de tomografía computarizada que puede identificar lesiones y hemorragias internas.

Ese estudio tiene un costo de seis mil pesos aproximadamente, sin embargo hasta ahora no han podido juntar todo el dinero. Tienen menos de la mitad y es poco el tiempo.

De acuerdo con las indicaciones médicas, el TAC se tiene que realizar a más tardar el 24 de agosto pues tienen que llevar los estudios recientes a la cita con el especialista que está programada para el 29 de agosto.

Los amigos de la familia y hasta desconocidos que supieron del caso de Angelito han puesto su “granito de arena”; no obstante, piden que a través de esta vía se haga llegar el mensaje a la comunidad para que le “echen la mano” y contribuyan a darle seguimiento a la salud de este niño quien apenas cumplió años el sábado pasado.

Tras el accidente, Ángel presentó fractura de cráneo y nariz, además de un coágulo en la cabeza.

El teléfono en el que pueden localizar al señor Ángel Eduardo es 8342693318 y/o se les pueden realizar transferencias a las cuentas de saldazo Oxxo número 4766 8415 9943 8697 y en la de HSBC 4213166107048922.

 

UN CUMPLEAÑOS ESPERADO

Luego de haber estado en situación de gravedad a consecuencia del accidente, las familias de los padres de Ángel Eduardo, amistades y vecinos le regalaron un pastel y unos tamales para festejar su cumpleaños y que, a pesar de la adversidad y la situación económica por la que están atravesando, celebraran su vida.

Son cuatro años los que cumplió el niño, su papá cuenta emocionado que la gente les regaló todo para la fiesta, desde el pastel, la playera, la botana y hasta los tamales.

Sus padres agradecidos por su vida, hoy recurren de nueva cuenta a la comunidad para darle el seguimiento que corresponde.

¿QUÉ ES EL TAC?

Se trata de uno de los estudios más importantes que detectan todo tipo de lesiones, es una tomografía computarizada que arroja el diagnóstico a través de las imágenes, incluso se pueden generar imágenes tridimensionales, las cuales dan una precisión mayor sobre lo que ocurre en el cuerpo.

Las imágenes por TAC de los órganos internos, huesos, tejidos blandos o vasos sanguíneos, brindan mayores detalles que los exámenes convencionales de rayos X, particularmente en el caso de los tejidos blandos y los vasos sanguíneos.

En el caso de Ángel Eduardo es lo que requieren para descartar todo tipo de secuela a consecuencia del accidente que les cambió la vida en junio pasado.

El TAC es una de las herramientas más rápidas y precisas para examinar, es considerado el mejor método porque la imagen le permite al médico confirmar la presencia de un tumor, medir su tamaño, identificar su ubicación exacta y determinar el alcance que tiene sobre otros tejidos cercanos.

Los especialistas señalan que “el TAC es un examen que juega un papel significativo en la detección, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades vasculares que pueden conducir a derrames cerebrales, insuficiencias renales y hasta a la muerte”.

Los radiólogos y los radioncólogos a menudo utilizan el examen de TAC para:

Identificar rápidamente lesiones a los pulmones, corazón y vasos, cabeza, el hígado, el bazo, los riñones, el intestino u otros órganos internos en casos de trauma.

Guiar biopsias y otros procedimientos tales como drenajes de abscesos y tratamientos de tumores mínimamente invasivos.

Planificar y evaluar los resultados de la cirugía.

Estadificar, planear y administrar debidamente los tratamientos de radiación para tumores así como medir la respuesta a la quimioterapia.

Medir la densidad mineral ósea con el fin de detectar osteoporosis.

 

PREVENIR ANTE TODO

Lo que debiera ser el espacio de mayor seguridad, los hogares (a reserva de otras circunstancias de carácter social, como la violencia) en muchas ocasiones se convierten en territorio de riesgo y más para los más pequeños.

Incluso, las estadísticas demuestran que las edades de mayor riesgo de accidentes en el hogar, son de los cero a los cuatro años.

Principalmente registran caídas, golpes, quemaduras, ahogamientos, intoxicaciones o cortaduras.

Por lo anterior en caso de que se tengan menores de cinco años en el hogar, los especialistas en protección civil recomiendan establecer un plan de actuación como padres y/o cuidadores.

Lo fundamental es saber qué hacer, se trata de –en la medida de lo posible—mantener la calma y la cabeza ‘fría’ para poder tomar una decisión que puede significar la vida o la muerte de las o los niños.

Actuar de inmediato y llamar a los cuerpos de auxilio o acudir al consultorio u hospital más cercano.

Además de ese plan de contingencia, se les debe enseñar a las niñas y los niños cómo evitar los accidentes y hablarles de los diferentes tipos de peligros como los siguientes:

1- Sustancias tóxicas al alcance de los niños: se trata de todas aquellas incluidos los detergentes, solventes, ácido, además de medicamentos de cualquier clase. Incluso si se pueden resguardar en un espacio con cerrojo, es lo más recomendable.

2- Objetos, sustancias, que ocasionen quemaduras: La mayor parte de los accidentes por quemaduras se registran en las cocinas, por lo que recomiendan incluso ni siquiera permitir el acceso a los menores pues el riesgo de derramar cosas caliente encima como agua o aceite, son mayores. También dejar fuera del alcance de los infantes los cerillos, encendedores o fogones.

3- Riesgo de Asfixia: es fundamental estar al pendiente en todo momento en los niños y niñas, sobre todo porque es muy común que se metan cualquier tipo de objeto a la boca o nariz con los que pueden ahogarse.

4- Caídas y golpes: unas de las recomendaciones para evitar las caídas que pueden llegar a ser mortales, es revisar el funcionamiento de puertas y ventanas; reforzar muebles para evitar que se les venga encima, por ejemplo.