Consejos para conseguir nuevos clientes

0
41
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

La etapa de captar nuevos clientes es fundamental para cualquier tipo de empresa, a la hora de aumentar su crecimiento. Aunque no es lo mismo llevar a cabo una estrategia para un negocio que acaba de empezar y necesita captar nuevos clientes para conseguir sus primeros ingresos, que una estrategia para un determinado negocio que ya lleva mucho tiempo presente en el mercado, el cual seguramente haga fuerza por intentar conseguir más ingresos que vengan de la mano de sus clientes actuales.

No obstante, si vamos a hablar de diversas estrategias de crecimiento importantes, es necesario buscar aquellos avances mucho más cuantitativos en la forma de distribuir los recursos. La importancia de fidelizar clientes trae consigo que se tenga la posibilidad de obtener muchos más beneficios y mayores ventas.

Sin embargo, no existen ayudas que nos enseñen cómo provocar un aumento en el crecimiento de una empresa o a conseguir nuevos clientes. Tener en cuenta lo que cuesta atraer nuevos clientes y el margen que dejarían dichos clientes es imprescindible. Trabajar sobre esto es más complicado de lo que parece, por ello es mejor centrarse más en el coste que supone captar, incrementando una valoración de recurrencia y retención, que será lo que dé valor real a cada cliente.

Coste de captación

Primeramente, lo que debes hacer es llevar a cabo un análisis que te ayude a descubrir dónde están tus clientes para poder ir a por ellos. Existen alternativas que pueden ayudar a conseguir esto, amplificando el mensaje sin hacer crecer el coste de la captación.

Diversificar canales

Asimismo, muchas empresas online han podido comprobar que les sale mucho más rentable acudir a eventos que se producen de manera presencial que invertir dinero en marketing online. Saber cuánto has invertido y qué volumen es capaz de ofrecerte, es lo que se debe de tener claro a la hora de valorar si un canal es eficaz o no.

Al final, lo que se debe hacer es poner en marcha un diseño en el que esté presente una estrategia eficaz y acorde con lo que somos y la manera que tenemos de rentabilizar mejor a nuestros consumidores.

Alargar el ciclo de vida del cliente

Seguir asesorando en el punto de venta físico seguirá siendo importante, aunque ahora es mejor buscar herramientas más sofisticadas con las que poder ofrecerle al cliente una experiencia única, distinta al del resto y cercana. De esta manera, si eres capaz de poner en marcha un marketing en el que sepas predecir lo que podría pasar, serás imbatible desde el punto de vista de la fidelización.

Nuevas opciones para el negocio

Otra de las claves para conseguir hacer prosperar un negocio, es ofrecer productos al mismo tiempo que vendes servicios y viceversa.

El modelo de negocio

El negocio y el crecimiento del mismo están interconectados, debido a que el modelo de negocio dice de qué manera vas a conseguir captar nuevos clientes y la manera en la que les vas a cobrar. Asimismo, cuanta más interacción haya a la hora de captar clientes, menos escalable supondrá el negocio. Es decir, cuantos más costes provoque, más arduo será rentabilizar el crecimiento.

Otro de los clásicos para captar clientes es el conocido como modelo B2B. Este modelo, para captar precisa más ventas y eso conlleva un aumento de coste. Aunque, existen muchos niveles de escalabilidad entre el modelo mencionado anteriormente y el negocio online.

Tu propuesta comercial

En otras ocasiones, el problema puede estar presente en la manera de llevar a cabo la oferta comercial, llegando ésta a afectar a tu fuente de ingresos.

Ingresos recurrentes

A veces, el problema puede venir por la forma de diseñar la oferta promocional, ya que se puede retrasar el cobro del cliente y esto obligar a limitar tu posibilidad de obtener dinero siempre y poder invertir para crecer diariamente.

Una oferta para los no consumidores

Una estrategia que suele ofrecernos como resultado auténticos crecimientos importantes, suele estar en la búsqueda de los no consumidores de nuestros productos. Asimismo, esta manera de avanzar es una de las más complicadas que existe, aun así, hemos podemos comprobar cómo se han desarrollado crecimientos espectaculares en empresas que no tenían mucha fe y al final, han sabido dar con esos obstáculos y avanzar.

Es importante, que como jefe de una empresa tengas una estrategia para saber cómo dividir a tus clientes e intentar analizar qué es eso que les echa para atrás a la hora de comprar tus productos. Además, existen dos tipos de barreras, la de utilidad y la de habilidad, que son en las que menos se trabaja, pero las que más crecimiento proporcionan.

En definitiva, la clave está en pensar en qué aspectos está trabajando la competencia y preocuparse por los que todavía no son clientes, es decir, por aquellos consumidores que no se deciden a comprar nuestros productos. Por ello, deberíamos prestarle más atención a este tipo de clientes, intentando averiguar qué es lo que no les gusta de nuestra marca, y por qué razón no compran tus productos.