De película; los rescatan gracias a señal SOS

El departamento de defensa australiano informó que los tres hombres desaparecieron en el archipiélago de Micronesia, al este de Filipinas

0
81
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

En la isla de Pikelot en los Estados Federados de Micronesia, aterrizó un helicóptero tigre ARH-90 del ejército australiano, en donde tres hombres fueron encontrados seguros y saludables después de haber naufragado tres días antes.

En un video proporcionado por la fuerza de defensa australiana, se puede ver a un helicóptero del ejército australiano sobrevoló y aterrizó la isla el domingo 2 de agosto.

El departamento de defensa australiano informó que los tres hombres desaparecieron en el archipiélago de Micronesia, al este de Filipinas, y se les ocurrió marcar la señal de «SOS» en la arena, señal que fue detectada por los rescatistas en aviones australianos y estadounidenses.

Los vigilantes de la Guardia Costera en Guam recibieron el pasado 31 de julio un informe de que un barco con tres personas a bordo había desaparecido en un viaje entre el atolón de Puluwat y la isla de Pulap, Chuuk, aproximadamente a 400 millas al sureste de Guam. El bote había emprendido su viaje de 21 millas el 29 de julio, y nunca había llegado.

El informe fue confirmado por la Guardia Costera con funcionarios en Chuuk, luego lanzó un esfuerzo de búsqueda y rescate a gran escala. Los vigilantes enviaron un avión de búsqueda de largo alcance HC-130 fuera de Hawai, a unas 4,000 millas al este.

Se pusieron en contacto con los buques mercantes AMVER participantes en el área para encontrar posibles voluntarios. Además, la Fuerza Aérea de los EU desplegó un KC-135 Stratotanker en Andersen AFB, Guam.

Otras naciones también se unieron a la búsqueda: la Marina Real Australiana desvió su buque insignia, el anfibio HMAS Canberra, y Micronesia despachó el bote patrulla FSS Independence.

Cuando una de las tripulaciones aéreas KC-135 de la USAF estaba terminando su búsqueda, al día siguiente, el teniente coronel Jason Palmeira-Yen observó más de cerca una pequeña isla a unas 120 millas al oeste de la ruta esperada del barco perdido. El lugar resultó ser Pikelot, un islote de coral exuberante pero deshabitado conocido por su abundante vida silvestre.

Con información de: excelsior.com

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Se gradúa primer hombre en estudios ninja