Manda en la Mediacancha

0
26
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rubén Jasso.-

Una historia llena de éxitos, experiencias y amistades gracias al futbol es la que ha cosechado Miguel Lugo, jugador de mediocampo que se entrega al máximo en cada partido para buscar la victoria y seguir sumando campeonatos.

Su camino en el balompié inició cuando tenía apenas cinco años de edad, jugando para el equipo de Pollos Doña Mine, que posteriormente se convertiría en Azulgrana.

Sus cualidades en lo que se refiere al manejo de la pelota, le abrieron las puertas en la Liga Santander Premier, debutando con el cuadro de Fluminense a la edad de 15 años, pasando también por los equipos Velázquez y Cero Guerrero.

En la Liga Intercolonial ha jugado para tres equipos, coronándose con Don Jorge e Infonavit Tamatán, participando también con Mandujano.

Con el conjunto de Abarrotes 36 llegó a conquistar el tricampeonato en el Torneo Colopo, certamen donde ganó otra final con Valdez.

Mini Súper Rosy y Blasil fueron otros de sus equipos, coronándose con los dos en el Torneo de la Colonia Azteca.

El Cedif Uno también fue una vitrina para Miguel Lugo, ganando el título con Toros Guerrero y Serviclimas Zapata, además de jugar con Miguel Alemán.

Multiformas no podía faltar en su currículum, logrando el campeonato con dicho equipo en el Torneo de Futbol Lento en el Ceffut y también en la Academia Lucas Ayala.

Los aficionados al futbol de El Barretal también han visto jugar a Miguel Lugo en ese poblado, coronándose en una ocasión con Jurídico Padilla y dos veces con Abarrotes 36.

Su talento también le ha permitido jugar en otros horizontes, ganando el trofeo de primer lugar en el Torneo de las Mulas celebrado en Houston, defendiendo en esa ocasión al equipo Correcaminos.

Acerca de algún equipo al que le guarde un cariño especial, Miguel Lugo responde que Abarrotes 36, pues lo llegó a dirigir su padre y tuvo la oportunidad de vivir muchas experiencias y de conocer a una gran cantidad de amigos.