Alma Luz y Leidy no pierden las esperanzas

0
65
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Cd. Victoria, Tam.-
Ella creció en una familia dedicada al comercio. Durante décadas administraron una tienda de abarrotes, tradicional como a las que las familias acostumbran a ir en la colonia.

Alma Luz Castillo Calderón, ahora ya como mamá, tiene como gran anhelo enseñarle a su hija Leydi Marisol Ramírez Castillo el valor del trabajo, la constancia y sobre todo que sepa que ello le dará su independencia.

Alma Luz y Leidy han pasado por momentos críticos, como en muchas familias, a consecuencia de la pandemia ocasionada por el covid-19 y debido a asuntos personales tras la muerte de Mauricio, su esposo y papá por elección de la jovencita.

Ser proveedora y madre le ha servido de impulso a Alma Luz para poder seguir adelante, aunque los recuerdos por la ausencia de “Mau” le pesen, aunque el cansancio la quiera detener o incluso, la inconstancia. Sin embargo, pese a todo ello, ella no para, es una mujer de negocios.

Desde chiquita acompañaba a doña Alma, su mamá, en la venta de la tienda, en quinto o sexto de primaria comenzó con los negocios por su cuenta. Vendía mazapanes y chocolates en las kermeses de su escuela; después ya en el Cbtis, donde cursaba la especialidad de Contabilidad, aprovechaba la ocasión para seguir haciendo negocio.

Por ejemplo, los 14 de febrero vendía flores y hasta arreglos florales completos a sus compañeros, la venta era buena, pues los enamorados a esa edad son muchos y el detalle de recibir una flor en el salón tenía gran demanda.

Hoy, después de muchos años Alma Luz y Leydi cumplen un gran anhelo, el sueño de tener su propia tienda y lo hicieron en estos momentos en los que muchos no le apuestan a invertir sus ahorros.

Alma Luz, después de la tienda de abarrotes se dedicó a vender celulares a administrar afores, a vender chamoyadas, pasteles y roscas. En todo tenía éxito. Siguió con la venta de ropa nueva y usada y ahí encontró un nicho de oportunidad.

Durante toda la semana recorría los tianguis para poder vender su mercancía. Sin embargo, con la pandemia se suspendió todo, sus ingresos también.

Por ello, decidió no vencerse y a manera de resiliencia, concretó el plan. Hoy ambas administran y atienden el “Malúz Bazar”, donde logró colocar su mercancía y que apenas inauguró la semana pasada. Hoy ambas, forman parte de los “Rostros de la Ciudad” del Diario de Ciudad Victoria.

“Tenemos rato que queríamos poner un negocio establecido, la idea la traíamos pero no concretábamos nada, nos iba bien en el tianguis, pero con esto de la contingencia decidimos invertir un poco, logramos plantear la idea, mi hija Leydi Marisol (de 16 años) es la que me acompaña… Mau (su marido), siempre me decía: abre, ponte ya y yo no encontraba un lugar idóneo ni el mobiliario, apenas ahora”.

 

TODO FLUYÓ

Bien dicen que cuando una puerta se cierra otra más se abre y ellas lo saben bien. Su imparable búsqueda para salir adelante y ofrecerle a su hija el ejemplo del trabajo, la ha llevado a que al buscar, encuentre.

Y así fue en esta ocasión.

En plena pandemia cerró un negocio de tacos de carnitas que tenía en casa de su mamá y el cual les daba para salir bien en sus gastos, al igual que la venta de ropa en el tianguis. El desenlace de esto ya lo saben, tuvo que parar y cerrar.

Ello incluía que tenía rentado un local que utilizaba como bodega para guardar su mercancía, al final de cuentas le pidieron el espacio y antes de entregarlo buscó de inmediato otro espacio que le sirviera para guardar su mercancía.

No obstante, aunque no recuerda el momento exacto de la acción, cambió la visión y buscó un espacio para instalar su local. Buscó (no por mucho tiempo) hasta que encontró otro lugar, “la persona que me lo rentó se puso muy accesible y empecé a comprar cosas para armar el local, todo fue muy rápido, todo iba saliendo, todo fluyó”.

Cuenta que empezó con adquirir maniquíes, colgadores, paneles de ropa, de triplay, vitrinas y algunos adornos, el martes pasado cortaron el listón y estrenaron tienda.

“La tienda significa un orgullo, un logro, un beneficio, siempre lo quise… vendo ropa de pacas, alguna que otra nueva, carteras para dama, gorras, zapatos, ropa de caballero, deportiva, de dama, de niños ahora en temporada de frío, estoy muy contenta y lo mejor es que estamos saliendo adelante”.

 

‘NO DESISTAS, ME DECÍA MI MAMÁ’

Como refirió, Alma Luz viene de una familia dedicada al comercio, ella, la menor de los hijos cuenta que el mayor de los consejos que le dio su mamá fue el ser constante, pues siempre le decía que no desistiera.

“Mi mamá me enseñó a vender, me decía que si quería salir adelante, necesitaba trabajar, estar motivada y tener la actitud e iniciativa para la venta. Además, me decía hay que ser constantes, estar en guardia, no bajar la guardia para nada y ahora vamos a darle”, señaló.

 

ENSEÑAR A MI HIJA A TRABAJAR, SU SUEÑO

Alma Luz comparte que a su hija “todo el tiempo me la llevo a trabajar conmigo y ahí anda, se anda enseñando y a mí me da mucho gusto”.

“Hay que darle, no hay que agüitarse… Quiero que aprenda a ser una persona independiente, luchadora, de negocios y ahí va le está echando ganas, eso me motiva, es mi motor, mi compañera”, señaló.

 

SIN APOYOS

Pasar de las filas de la informalidad a convertirse en contribuyente no es cosa fácil, pero tampoco imposible para ellas.

Hasta ahora no ha recibido apoyos de ningún tipo por parte de las autoridades, ni locales, mucho menos estatales o federales.

“Lo más importante creo yo (dijo) es que entre todos nos ayudemos. Yo sí creo en el consumo local y que es una cadena que entre todos vamos formando y que nos ayuda a todos a salir adelante”.

“Define el éxito con tus propios términos y alcánzalo en tus propios términos, y vive una vida que te haga sentir orgullosa», leyó el día de la inauguración de Maluz Bazar.

Y siguió: “Con mucho Esfuerzo y dedicación decidimos llegar a cumplir nuestro sueño, hoy con la inauguración de nuestro localito con ropa y demás. Como muchos ya lo saben venimos trabajando desde años atrás, y por fin vamos a establecernos para ofrecerles los mejores precios”, concluyó.