Matamoros: combatiendo la pobreza

0
54
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

En su origen, el apóstol rescató con su espada divina, el destino de una nación y de una cultura. En la actualidad, un Presidente de la República y un alcalde, hacen causa común para ganar la batalla contra la pobreza y la marginación social.

En la España actual, el apellido Matamoros ya casi no existe, y hay voces que reclaman su desaparición, por aquello de que se trata de una palabra compuesta, que pareciera festejar el asesinato de musulmanes.

Pero en la Edad Media, la leyenda establece que el apóstol Santiago se le apareció en sueños a un rey peninsular, diciéndole que era enviado de Dios para ofrecerle su ayuda en la guerra contra los moros.

Al final de la batalla las tropas cristianas mataron a cinco mil árabes (moros), y de ahí nació el culto y el apellido. Cientos de años después, un sacerdote guerrillero en la gesta de la Independencia mexicana llamado Mariano Antonio Matamoros, ha heredado para la posteridad, el peso histórico de su linaje, inscrito lo mismo en calles que en colonias, y en ciudades como la nuestra tamaulipeca.

Protegida, tal vez, por el mismo apóstol de los tiempos medievales Matamoros, Tamaulipas se distinguió por su férrea defensa de la patria a mediados del siglo XIX. Ostenta tres títulos: heroica, invicta y leal.

Políticamente, junto con Victoria, Matamoros, es la ciudad que más ha influido en el diseño político y económico del Tamaulipas actual, durante los últimos cincuenta años.

Por estos rumbos se gestaron los primeros contrapesos políticos a la era priista, en los ochentas. Posteriormente, sus pasados liderazgos, (dos ex gobernadores, que pese al desgaste político dejaron obviamente una huella de progreso en su desarrollo). En los años más recientes, la urbe había caído en el marasmo de un prianato decadente.

Pero hoy está siendo rescatada por el Ayuntamiento morenista de Mario Alberto López Hernández. El Matamoros del maestro Mario, le ha dado un nuevo sentido al nombre de este municipio, enfocándolo en su lucha contra la pobreza social. El enemigo a vencer es otro.

De tal suerte que si en la antigüedad el apóstol ayudó a acabar con cinco mil moros, hoy el Ayuntamiento mariano matamorense, acaba de atacar con una estrategia sin precedentes, la marginación, en uno de los polígonos citadinos de mayor pobreza. El beneficio es para cientos de familias.

Con la creación de un mercado municipal, el Ayuntamiento morenista, ha construido un espacio de vida social y luminosidad, donde antes había un barrio olvidado y peligroso.

Pero también han surgido dos centros deportivos en un municipio donde, hace años, la infraestructura de la superación y el acondicionamiento físico, lucía invadida de maleza. O de plano era inexistente.

Se incrementa notablemente la oferta educativa con la construcción de tres planteles escolares de diferentes niveles.

Y mención aparte merecen los llamados CADIS, Centros Asistenciales del Desarrollo Infantil, mismos que permitirán a las madres obreras, llevar a sus pequeños hijos a lugares seguros, formativos y suficientemente acondicionados.

Desde nuestro punto de vista, a estos se le llama, atender el tema de la marginalidad social de una manera integral. Jóvenes, mujeres y niños.

Pero adicional a esto que les estamos enumerando, y que forma parte de la labor de la fructífera gestoría, llevada a cabo por el alcalde López Hernández ante la Federación obradorista, se palpa en Matamoros, una dinámica sin precedentes en materia de pavimentación, drenaje, alumbrado y otros servicios básicos, como la limpieza.

La reciente gira del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador  por la urbe matamorense, solo confirmó el enorme tren de transformación urbanística y social.

En el avance y el nuevo rostro que hoy muestra Matamoros, ante el resto del país y como la primer frontera geográfica ante Estados Unidos hay, sin discusión, dos protagonistas que la han hecho posible.

El primero es el presidente AMLO que ha instruido a la SEDATU, para que invierta más de 600 millones de pesos en obras de gran calado social. Y el segundo es el alcalde Mario Alberto López Hernández, mismo que se ha caracterizado, desde un inicio, por su capacidad de tocar puertas y obtener fuertes inversiones para su pueblo.

Este lunes, durante el II Informe municipal en Matamoros estaremos compartiendo y atestiguando parte de esta historia.