El oscuro secreto del agua

0
48
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Adriana Heredia.-

Los victorenses llegamos a gozar de un abastecimiento de agua potable eficaz, durante décadas la prensa no habló de la falta del vital líquido en los negocios, en las escuelas, en los centros de trabajo ni mucho menos en los hogares, los tinacos eran un lujo para los ricos y una necesidad en las áreas rurales y las colonias de nueva creación,  y se instalaban en los techos de las viviendas, un día el ex gobernador de Tamaulipas Américo Villarreal unos meses antes de morir me dijo que ya era tiempo de pensar en la segunda línea del acueducto Guadalupe Victoria que estaba contemplada en los planos de la magna obra de su administración en la Capital.

Desde entonces se dijeron muchas cosas y las zonas habitacionales enmarcadas en la Sierra Madre Oriental y las partes altas de la Ciudad comenzaron a tener problemas con el suministro del agua, cuando llegó la administración de Xicoténcatl González Uresti el problema creció, las zonas habitacionales que nunca habían tenido problemas comenzaron a sufrir con el “tandeo”, el agua les llegaba sólo a ciertas horas del día, a otros algunas veces por semana, y muchos sufrían por baja presión en sus tomas domiciliarias, ¿acaso había menos agua en la presa Vicente Guerrero, principal fuente de abastecimiento de la Capital?, no, el problema era que no había suficiente agua para abastecer a la Ciudad, por falta de infraestructura, fugas y robo del vital en la trayectoria de los ductos de las diferentes fuentes, pozos de la zona norte y sur, de la Peñita y de la Presa.

Hoy los fabricantes de tinacos y bombas hidráulicas encontraron en Ciudad Victoria un nicho de negocio, a alguien se le ocurrió ofrecer el kit completo para la instalación del contenedor de agua en la parte baja de los hogares y negocios, porque no hay suficiente presión para llevarlo a la azotea, entonces requieren de una bomba para suministrar a la vivienda porque hacerlo por gravedad sólo funcionaría si el agua estuviera en la parte superior, las empresas de materiales hacen su agosto en Victoria con estos paquetes y la gente no tiene otra opción que comprarlos para que cuando llegue un chorrito de agua puedan obtener un poco de ella, o bien llenarlo a través de pipas.

¿Pero porqué las personas que no tenían problemas de agua ahora tienen?, porqué unos sí y otros no?, ¿quién decide a quiénes les darán el agua?, la red subterránea de agua potable de la Capital de Tamaulipas no es tan compleja, para ello se cuenta con los planos de los ductos que llegan de las diferentes fuentes de abastecimiento que tienen cada una de ellas su planta de rebombeo y potabilización, luego estas se subdividen en redes por sectores, para ello cuentan con válvulas en cada intersección para los subsectores, luego sigue la red habitacional que pasa por cada colonia y llega hasta los hogares, hay lugares en donde el suministro viene de la fuente principal, es decir del ducto que entra a la Ciudad y otros que se conectan de la red secundaria, y terciaria.

El haz de este reflector indica que quienes nunca han tenido el vital líquido tienen problema real de abastecimiento, pero quienes en algún momento han tenido agua y les llega poca y a diferentes horas, es porque la Comapa decide no enviarles, para ello hacen uso de las válvulas las cuales cierran y abren a conveniencia, le quitan agua a unos para enviarles a otros, los horarios, los días de la semana, y las cantidades las deciden hacia el interior del organismo y cada vez van restringiendo más los horarios y las cantidades, no se sabe si le quitan al pobre para darle al rico, o le quitan al rico para darle al pobre, eso sólo lo saben ellos, la realidad es que los administradores del agua son quienes deciden a quien quitar y a quien dar, ¿pero por qué hay sectores privilegiados sin ser fraccionamientos residenciales?, porque son colonias y fraccionamientos que se encuentran conectados a la red principal que entra a la ciudad y no dependen de válvulas sectoriales, por ello no se la pueden quitar, la única manera sería cortar el agua de toda la red de la fuente de abastecimiento, los victorenses ya están hartos de la falta de agua y han tomado las medidas necesarias para hacerse del vital líquido, mientras sus recibos se siguen cobrando  en tiempo, y la ciudad poco a poco se va quedando sin agua, cada vez son más sectores los que padecen la situación mientras los mantos acuíferos están a su máxima capacidad, a todas luces, un plan maquiavélico en donde en unas semanas se podrán dejar abiertas varias válvulas y entonces dirán que resolvieron el problema del agua, ya verá y ya veremos.

Twitter: @adriana_heredia

Facebook: @adrianaherediaperiodista