‘La realidad es muy dolorosa para aceptarse’

0
42
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Ma. Teresa Medina Marroquín.-

Cuando en un país tan importante como es México todo mundo mete la mano al liderazgo que debería encabezar el Presidente de la República, no es un acto al que deba llamársele democracia.

No sé si estemos de acuerdo, pero la impresión general señala que la política mexicana perdió absolutamente el sentido.

Y con semejante expresión queremos decir que existe algo muy siniestro que ha propiciado que la política haya extraviado la razón de su existencia, en medio de una sociedad democrática.

Que el Presidente hable todos los días y les cuente tantas cosas a los reporteros sin que haya de por  medio una base sólida de resultados que soporte tanto rollo, constituye un hecho gravísimo.

Que los gobernadores de la alianza federalista hayan tomado la determinación de separarse de la Conago quizá no cause un levantamiento nacional, pero sí será un fardo que tendrá que cargar Andrés Manuel López Obrador, evidente de que su gobierno es incapaz de negociar con las principales fuerzas políticas.

Y con todo que se diga que Morena podría ganar la elección de 2021, yo francamente dudo que esa pérdida de la percepción de las cosas que pasan en todo México permita superar una nueva conformación, que podría ubicar al PAN como verdadero opositor y contrapeso del régimen, en una mejor posición en la Cámara de Diputados.

Recordemos que prevalece una decepción nacional en torno a la figura del tabasqueño, y eso jugará en la señalada elección histórica del próximo año.

La pérdida del sentido político y social del hombre que gobierna desde Palacio Nacional contrarresta la opinión de gente como Pedro Ferriz de Con sobre que AMLO ya tiene en su poder a todo el país.

Si lo tuviera, y por supuesto el control de todo, que obviamente no tiene, la realidad mexicana fuera otra, sin las protestas no solo de los gobernadores de la alianza federalista integrada por panistas y otros actores políticos peculiares, sino de todo un clamor que ya se dio cuenta de que AMLO no es el santo varón de Macuspana.

Es decir, él y su familia son tan comunes y corrientes como los políticos corruptos que han gobernado al país, siempre dominados por la tentación de las riquezas que el poder ofrece a manos llenas.

 

‘PERO EL PRESIDENTE SIGUE BIEN APROBADO’

Dirán otros que la percepción de que AMLO lleva muy mal al Gobierno federal es una forma de ver las cosas equivocadamente.

Basan su punto de vista en la siguiente expresión de muchos que suelen ver por encima el panorama nacional, afirmando: “Pero el Presidente sigue bien aprobado”. Y de pronto parecería que tienen la razón.

López Obrador se sostiene en un 58 por ciento promedio de aprobación ciudadana, lo que hace suponer que quienes vemos y criticamos su gobierno estamos equivocados. Pero no es así.

Una fe social que habla realmente más de los propios mexicanos que del mismo López Obrador.

 

LOS QUE MÁS SUENAN PARA LAS ALCALDÍAS

Rumbo al 2021, los que más suenan en las encuestas por las más importantes alcaldías son: en Victoria, Pilar Gómez Leal y Eduardo Gattás. En Reynosa aparecen Gerardo Peña y el JR, en tanto que en Tampico destaca Chucho Nader y en menor proporción Rodolfo González Valderrama. Por Matamoros la panista Ivett Bermea y Mario López por Morena. En Nuevo Laredo sobresalen “Chava” Rosas,  Yahleel Abdala y Carmen Lilia Cantúrosas. En Altamira el panista Miguel Gómez Orta y Ciro Hernández avanzan, y en Madero Joaquín Hernández Correa y Adrián Oseguera.

¡Feliz fin de semana!

[email protected]

@columnaorbe, columnaorbe.wordpress.com