Juicio a presidentes: camino largo

0
16
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Melitón Guevara Castillo.-

Yo si quiero que se enjuicie a los expresidentes y, entiéndase, a todos los que han actuado impunemente y han saqueado a la nación. Por lo pronto, ya se quitó el fuero presidencial y a partir de AMLO, sin hacer tanto escándalo, sin tantos vericuetos, un Presidente de la República puede ser enjuiciado. Antes de esa reforma, solo por traición a la patria, se le puede juzgar.

Soy de la idea, de la convicción, de que se debe castigar a todos los culpables de corrupción. Si las investigaciones que se realicen, van cayendo culpables; y los hechos, las evidencias, indican hacia uno u otro expresidente, pues entonces sí, que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ponga las cosas en su lugar.

 

ACTITUD OBSESIVA

Cuando AMLO rompió con el sistema, cuando la mafia en el poder, no le permitió avanzar en la conquista del poder, dejo atrás al PRI. A partir de ese momento sus acciones se volvieron más radicales, sobre todo en su Estado; hizo bloqueos, marchas y mítines. Así, gradualmente fueron pasando los años y el, tras ir perdiendo una tras otra elección, volvió más radical su narrativa: los dueños del poder, la mafia del poder, los corruptos y más corruptos, destruían al país.

Y fue poniendo nombres a la mafia del poder: destacaba, desde un principio, el de Carlos Salinas de Gortari, como una especie de capo de la mafia; y cuando perdió la elección con Felipe Calderón, lo culpó del fraude y quedó convencido de que, por malas artes, le robó la Presidencia de la República. Así, enjuiciar a uno o varios expresidentes, lo colocara en la órbita de un hecho histórico… con todo y que, siempre dice, que él no quiere enjuiciarlos, por eso quiere que sea el pueblo, con una consulta el que decida.

 

NO JUNTARÁN LAS FIRMAS NECESARIAS

Por los hechos, se deduce que el pueblo no quiere dar el primer paso para enjuiciar a los expresidentes. La conclusión se deduce de un hecho básico: el pueblo no ha salido, no se ha volcado, a firmar la petición. Tienen que reunir un millón 600 mil firmas de ciudadanos. Pero ya, este lunes, el propio Ricardo Monreal, líder del Senado, hace notar que no se juntarán. Y por eso, anuncia, que se procederá, digamos, al Plan B.

El plan B es que una instancia, digamos institucional, haga la petición. Según la ley, la petición la puede formular el Presidente de la República o cualquiera de las dos Cámaras, reuniendo los requisitos que establezca la ley. En este caso, ya Ricardo Monreal anuncia que la petición la hará el Presidente de la República, AMLO; y que ya están coordinados con la Suprema Corte de Justicia de la Nación la remitirles la petición y se pronuncien sobre su procedencia o no

 

PAPA CALIENTE DE LA SCJN

Las 12 horas de la noche del 15 de septiembre vence el plazo para que se presente la solicitud ante la Suprema Corte de Justicia. Y tendrá 20 días para resolver la procedencia de la consulta. Arturo Saldívar, el Magistrado Presidente, tendrá una papa caliente en sus manos. La cuestión, obviamente, no es fácil: puede proceder, vamos pues, hacer la consulta; pero, ¿procederá en el fondo enjuiciar a los presidentes?

¿Será necesario modificar la Constitución Política del país para que se permita el juicio a los expresidentes? ¿Qué será necesario para que, vamos pues, valga el mandato de la población? Estoy casi seguro que, si se hace la consulta, la respuesta será que sí. ¿Cuántos si, en todo caso, son necesarios para que sea un mandato popular? Creo que es, en este momento, una pregunta que bien puede resolver o explicar una teoría un experto constitucionalista.

Si la respuesta de la SCJN es positiva, se notificara al INE para que la realice; si es negativa, el Senado recibirá la resolución y la archivará como caso concluido.