Los apodos de los partidos

0
73
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

CARRERA.- Entramos de lleno ya en el proceso electoral que culmina con las elecciones del seis de junio del año entrante, la cual, como se ha comentado, será una de las contiendas más sucias que vayamos a ver o que hayamos visto en las últimas décadas. Se juega muchísimo: el poder, ni más ni menos. Desde el centro le apuestan a seguir mandando en la Cámara de Diputados, pero también enfocan las baterías en los congresos locales, a fin de tener solo administradores en los estados. Las alcaldías ya son punto y aparte, pero desde Palacio Nacional creen que con la fuerza de la popularidad de su “gran inquilino” podrían arrebatarle a varios estados algunos municipios, y con ello fortalecer su estructura para el 2022 y agenciarse las gubernaturas. La Federación va, pues, por el poder absoluto. Y eso no es bueno para la democracia. Por eso veremos muchas patadas por debajo de la mesa, en esta carrera llamada 2021.

PARTIDOS.- ¿Estarán preparados los partidos políticos para esta guerra? Porque es eso: una guerra lo que se aproxima. El PAN navega con el estandarte de ser la oposición más fuerte, el PRI con el de ser el fiel de la balanza; Morena con la imagen de López Obrador, y el resto, lo que pesquen. Lo cierto es que es un hecho que sí, ya están preparados para las hostilidades y veremos de cuál cuera sale más correa.

APODOS.- ¿Cómo llegan los partidos a esta elección? Vamos a verlos o a definirlos en una sola frase:

PAN.- El que se juega la vida.

PRI.- El que genera más dudas.

PRD.- El invisible.

PVEM.- El convenenciero.

PT.- El patito feo.

MC.- La comparsa.

Morena.- El gandalla.

PES.- El inocente.

La verdad es que no todos generan confianza, pero la lucha será entre los azules y los guindas. Los demás solo van a lo que pesquen y que sigan con registro.

DESCONFIANZA.- Según el IETAM, el resto de los partidos, pero principalmente Morena, no le tiene confianza como árbitro de la contienda local, es decir, la de diputados locales y alcaldes. Y en parte tienen razón, sin embargo, será buen momento para que despeje dudas y se porte a la altura, con transparencia y rendición de cuentas; con imparcialidad y con el simple interés ciudadano.

INE.- Pero está el Instituto Nacional Electoral (INE), el que se ve con mayor confianza ciudadana. Por eso no dudo que si las cosas no salen como el Presidente (del país) quiere, va a hacer todo lo posible para deslegitimar la elección, acusar de fraude, desestimar su trabajo, y en una de esas, desintegrarlo y quedarse con él, sí, con esa institución que tanto trabajo ha costado que sea de lo más limpio que haya en México.

PREGUNTAS.- ¿El Gobierno federal será solo un observador de la elección? No lo creo, al contrario. ¿El Gobierno estatal será un simple vigilante de la contienda? Tampoco lo creo, se juega mucho.

EN CINCO PALABRAS.- Será una contienda de miedo.

PUNTO FINAL.- “El periodista no es una estrella, es un testigo que cuenta la historia”: Cristina Pacheco.

Twitter: @Mauri_Zapata