Pugnan por profesionales de búsqueda en cuerpos de agua

0
19
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Cd. Victoria, Tam.-
A través del podcast “El Agua Hablará”, la Red de Desaparecidos de Tamaulipas dio a conocer que se carece de un equipo profesional para la búsqueda ministerial en cuerpos de agua, donde ya se tuvo evidencia de que existen restos de personas, de acuerdo con el resultado de más de un año de búsqueda en la presa Vicente Guerrero, en el municipio de Padilla.

Destaca en la producción realizada por periodistas independientes, que la mayor dificultad es la profesionalización de la misma autoridad ministerial y a que no existen especialistas que trabajen la búsqueda en las profundidades del agua, en ríos, lagos, presas y otros cuerpos de agua.

No obstante, da a conocer que en todo el aparato gubernamental existe un área específica que ayudó a mejorar la metodología de búsqueda de desaparecidos en el agua.

Se trata de la Subdirección de Arqueología Subacuática del Instituto Nacional de Antropología e Historia, que ya otorgó el apoyo para las búsquedas en agua, gracias a la intervención de la Comisión Nacional de Búsqueda.

A las búsquedas en los cuerpos de agua acude el equipo de la Fiscalía del Estado, de Protección Civil, la Secretaría de Marina, quienes con la ayuda de una cámara de pozo profundo pueden rastrear las profundidades y corresponde a la o el antropólogo forense determinar si hay o no vestigios de restos humanos.

En el audio, se destaca que hasta el año pasado nadie se quería meter al agua por lo difícil que resultaría y los recursos que se requieren para la búsqueda; no obstante, Tamaulipas es pionero en este tipo de rastreos para continuar con la búsqueda de personas.

El podcast puede escucharse a través del siguiente enlace: https://shows.acast.com/el-agua-hablara/episodes/todo-fluye-menos-la-busqueda.

“El agua hablará. Relatos de búsquedas en lo profundo” es una investigación, guión y narración: Celia Guerrero y Mayela Sánchez; el diseño y producción de audio estuvo a cargo de Guillermo Tapia, la narración en voz de Natalia Luna. Se trata de una coproducción de Perifónicas y Bajo Tierra, a quienes les corresponden todos los derechos.