Políticas federales recrudecen atraso en el campo: Fecanaco

Mientras otros países, entre ellos Estados Unidos, trabajan en la tecnificación y modernización del campo, México cada vez más retorna a la época de las yuntas

0
47
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

José del Carmen Perales Rodríguez

Ciudad Victoria, Tam.- La Federación Estatal de Cámaras de Comercio (Fecanaco) de Tamaulipas lamentó que mientras otros países, entre ellos Estados Unidos, trabajan en la tecnificación y modernización del campo, México cada vez más retorna a la época de las yuntas.

Así lo señaló Christiaan Pérez Cosio, secretario técnico de esa organización, quien agregó que esta situación afecta directamente a Tamaulipas que tiene en el campo gran parte de su vocación económica.

«Mientras otras naciones apuestan por procesos genéticos, drones, siembra satelital y una serie de instrumentos con la más alta tecnología, en México pareciera que el Gobierno federal quiere regresar a los productores a la era de los bueyes o burros jalando yuntas para sembrar», aseguró.

El dirigente empresarial agregó que la falta de apoyo a productores del campo tamaulipeco por parte de la Federación, ya no es un tema exclusivo de campesinos o productores agropecuarios.

«Ya ha pasado a ser un asunto de interés social, alimentario y económico para todos los ciudadanos por la gran derrama económica paralela e importancia alimentaria que este sector representa», aseguró.

Pérez Cosio advirtió también que la crisis económica en empresas y negocios derivada del covid, podría agravarse si un pilar de la economía estatal como el campo se frena abruptamente, situación que dijo es inminente ante la indiferencia y resistencia federal de brindar apoyo.

«Las pérdidas en el campo son igual a pérdidas en toda la cadena económico-productiva, tan solo en Tamaulipas el 50 porciento de las tierras de arrendamiento, es decir unas 350 mil hectáreas, podrían dejar de sembrase en el presente ciclo generando pérdidas en el comercio y servicios por un estimado de mil 200 millones de pesos», previó.

El dirigente empresarial apuntó que las políticas agropecuarias impulsadas por el Gobierno federal, podrían tener como consecuencia inmediata la desocupación de cuando menos el 50 por ciento de la siembra por arrendamiento.

«Esta acción cimbraría la cadena productiva y económica de Tamaulipas, al ser el sector agropecuario junto con el sector terciario de comercio y servicios, la maquila y el comercio exterior, pilares de la economía que mueven al estado», subrayó.

Estimó Pérez Cosío que cerca de 700 mil hectáreas de uso agrícola en Tamaulipas se rigen por algún medio de arrendamiento, detallando que el total de superficie cultivable en el estado es de un millón 525 mil 263 hectáreas de las cuales 551 mil 762 son de riego y 973 mil 501 son de temporal.

«Derivado de la política de cero apoyo al gran productor impulsada por la Federación, los productores se limitarían si pueden solo a trabajar tierras propias y esto con mermadas ganancias o inclusive pérdidas dependiendo del clima», adelantó.

Para concluir Pérez Cosío advirtió que de continuar esta política, «podríamos estar ante la desaparición de la actividad agropecuaria como la conocemos, convirtiendo a México de manera innecesaria en una país dependiente de la importación de granos y alimentos».

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Tamaulipeco en el gabinete de Trump