Contento ‘Tarzán’ en Correcaminos

0
27
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

“Me siento muy bien, feliz de estar en Correcaminos y listo para seguir cumpliendo mis objetivos y seguir jugando”, es la frase que sale de Oscar Limón, jugador que se presenta en este torneo como refuerzo de la UAT en la Liga Nacional de Baloncesto Profesional.

Botador que cumple su segundo torneo dentro del basquetbol mexicano, luego de militar con los Ángeles de Puebla, es también conocido como “Tarzán” y busca ser un elemento que aporte a la causa azul-naranja: “Jugar basquet es algo que amo hacer y que no todos pueden desarrollar, por eso recibir la invitación y venir a Ciudad Victoria me hace sentir muy feliz.   El año pasado estuve con Puebla, aprendí mucho a pesar de que no nos fue muy bien, sin embargo, este torneo apenas comienza, trabajamos muy duro y queremos ir paso a paso para mejorar juego a juego”.

Agregó: “Esto apenas comienza, tenemos poco tiempo juntos pero seguro vamos a mejorar y podemos ofrecer buenos partidos, quiero ayudar al equipo a ganar partidos, entender lo que me diga el coach y el rol en el campo ya sea jugar defensa, anotar puntos o correr toda la cancha, lo voy a hacer. La Liga está fuerte, muy competitiva y siento que puedo hacer cosas importantes aquí; quiero ganarme un lugar y aprovechar para proyectarme a una Liga de Europa o Sudamérica como Argentina”.

Sobre sus raíces mexicanas y estar dentro de la mejor Liga del país, Limón menciona: “Me siento muy orgulloso, representa mucho porque mis papás son mexicanos, de Tijuana, para ellos representa mucho que juegue en el país donde crecieron y para mi es el lugar donde se me da la oportunidad de hacer mi carrera; me da mucho orgullo poner en alto el apellido Limón”.

Finalmente, se le cuestionó sobre la situación que se vive en torno a la pandemia: “Ha sido un año muy difícil, el Covid nos cambió muchas cosas, nosotros no podemos entrenar como se hace en otra época, tenemos que mantenernos en nuestro cuarto mucho tiempo, hay muy poco contacto con el exterior, no hay contacto con personas externas para cuidarnos y casi todo contacto es en video; con los compañeros también tenemos muchos cuidados, ojala y pasando este año las cosas mejoren y podamos tener menos riesgos de enfermar y de volver a disfrutar el basquetbol, mientras tanto hay que cuidarnos y cuidar a los que están cerca de nosotros”, concluyó.

 

EL SOBRENOMBRE

El jugador de 1.85 metros mencionó que le dicen Tarzán porque mientras estudiaba en California, estaba en cines la película de La leyenda de Tarzán y como el actor principal usaba el pelo largo igual que él, los compañeros a manera de broma le dijeron así y se le quedó hasta la actualidad.