Los camaradas Campa y Vicente Guerra (II)

0
54
Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

Francisco Ramos Aguirre.-

Durante su estancia en Tampico, Campa creó la Confederación Obrera de Tamaulipas y entabló relación con el anarquista Librado Rivera y otros militantes de la izquierda. En 1928  regresó a Victoria y fundó el Sindicato de Obreros de la Pedrera de Tamatán ex propiedad de Manuel González, con el apoyo de Vicente Guerra joven comunista de la localidad. Esta decisión, fue motivo para terminar su amistad con Portes Gil porque en esa empresa tenía inversiones Álvaro Obregón.

Uno de los primeros demandantes de la pedrera Viñolas y Cía. fue Balbino Barrón, quien presentó hemorragias nasales producto del rudo trabajo por diez horas diarias a cambio de: «…diecinueve centavos por cada carretilla de piedra…». Igual que Secundino Jasso, secretario General del Sindicato, Barrón fue despedido injustificadamente. La defensa de los trabajadores estuvo a cargo de Valentín Campa, mientras los patrones designaron como representante a Miguel Lavalle. Los testigos de Barrón fueron Magdaleno Palacios, Pedro Banda y Alejandro Malibrán. El asunto se tornó político porque la mayoría de los obreros militaban con el PCM y los gobiernos postrevolucionarios, se resistían  a ceder terreno ante los revoltosos.

Lo mismo sucedió en mayo de 1930, cuando el gobernador Francisco Castellanos y autoridades militares de Victoria: «…remitieron al puerto de Tampico a dos individuos de filiación comunista que responden a los nombres de Vicente Huerta y Antolín Silva, sobre quienes recaen responsabilidades.» Se les acusaba de repartir propaganda en contra del Presidente de México: «…en forma soez e indecorosa… señalándoseles además, como agitadores de las clases trabajadoras. El C. Capitán Primero Juan Pérez Loredo condujo a los citados comunistas, bajo la custodia de escolta del tren».

Después de estos acontecimientos, Campa partió a Tampico y posteriormente a la capital del país donde continuó luchando por los trabajadores; aunque retornó a Ciudad Victoria varias ocasiones. Por ejemplo, en 1936 anunció su apoyo a la candidatura del general Raúl Gárate al Gobierno de Tamaulipas con el respaldo de las organizaciones obreras de Tampico. Ese mismo año, estalló una huelga de ferrocarrileros en varios puntos del país.

El Frente Popular de Izquierdas, encabezado por Gárate propuso las candidaturas a diputados y presidentes municipales de Matamoros, Tampico y Madero: «Por Tampico el C. Rafael Ríos ex Presidente Municipal de aquel Puerto, postulado por las Organizaciones Obreras Mayoritarias. Por el Distrito de Madero ha sido postulado el obrero Lorenzo Hernández, que fungió también como Presidente Municipal de Ciudad Madero. Por el Distrito de Matamoros, se sostiene la candidatura del señor Alfredo Ramírez García, actual Presidente de Reynosa que cuenta con el apoyo de las Organizaciones Obreras y Campesinas de aquel Distrito». Respecto a Tula, se designó candidato al señor Antonio Carrera.

El caso de Ricardo Yépez, es importante porque su triunfo electoral de senador suplente, llegó a la Cámara de Diputados. En mayo de 1936 este líder campesino que recibió apoyo del Frente Popular de Izquierdas y varios grupos de campesinos, fue enviado a la penitenciaría mientras abordaba el tren de pasajeros. Dicha situación: «…ha motivado que el C. Director Pro-Aguirre Garza, se haya dirigido al señor Presidente de la República, al secretario de Gobernación y al señor licenciado Agustín Aguirre Garza haciendo conocimiento lo sucedido al candidato a Senador Suplente».

 

VICENTE GUERRA GARCÍA/SINDICALISTA

Entre los primeros comunistas de la Capital tamaulipeca, destaca Vicente Guerra García nativo de Ocampo, Tamaulipas (enero 22/1907). Hijo del revolucionario Coronel Francisco Protasio Guerra y Rosenda García Vázquez. A los seis años de edad se trasladó con su familia a Victoria, donde cursó estudios en la Escuela Primaria Anexa a la Normal con los maestros Eutimio Martínez Lara, Terán y Bonilla.

Desde niño aprendió la clave telegráfica Morse que le sirvió para laborar en Ferrocarriles Nacionales en 1920. Años más tarde, fundó el Sindicato de Obreros de la Pedrera de Tamatán, productora de materiales para construcción. Conoció a Emilio Portes Gil y participó en la campaña presidencial de Álvaro Obregón, apoyado por un sector del PCM. En 1927 se relacionó con Hernán Laborde, quien lo afilió al PCM en el contexto de una huelga ferrocarrilera.

En 1928 fundó en Matamoros la Unión Sindical de Empleados de Restaurantes y Similares. Regresó a Victoria y asumió la defensa legal de Margarito Espinosa, trabajador de la Hacienda El Carmen Renovado propiedad de Francisco Benítez, quien lo despidió después de tres años de laborar en el Departamento de Lechería, con un sueldo diario de $1.12.

Óscar de Pablo, menciona que en tiempos difíciles de la clandestinidad entre 1929-1934 Guerra: «…sufrió varios encarcelamientos, por ejemplo, el del 1o. de mayo de 1930, cuando fue arrestado junto con Siqueiros, y el de diciembre de 1930, cuando la policía allanó el local de la Coordinadora Sindical Unitaria de México y fue arrestado junto a Valentín Campa.»

Debido al acoso policiaco, se trasladó a la ciudad de México donde asumió la dirección del Buró Agrario del Partido (1929-1930). En 1931, estudió en la Escuela Internacional Lenin en la URSS. Regresó a Tampico para ayudar a los damnificados del ciclón de 1933, y contrajo matrimonio con Carmen Guerra Salazar. Nuevamente fue acusado de agitador y abandonó el puerto. Regresó a México y se desempeñó como director del periódico Bandera Roja (1934) y director de Finanzas del Buró Político (1934-1940). Fue miembro del presídium durante el Congreso Comunista de 1937.

En 1936 fundó la CTM con Lombardo Toledano, donde fue tesorero y secretario electoral. En pleno cardenismo, creó la Federación de Trabajadores del Distrito Federal con Fidel Velázquez, Jesús Yurén, Fernando Ampila y Alfonso Sánchez Madariaga. Entre 1938 y 1940, su compromiso con la jerarquía del PC se debilitó cuando le negaron la candidatura a Senador, promovida por sus agremiados. A pesar de ello, continuó en el Comité Ejecutivo del PCM, en medio de una situación complicada para varios militantes: «En noviembre de 1939 un enviado de la COMINTERN Vittorio Codovilla nombró una comisión depuradora para dictaminar la situación del PCM».

En febrero de 1940 Vicente Guerra, Manuel Lobato y Antonio Ramírez (Jonás Sheinbaum) fueron dados de baja acusados de troskistas, corrupción y oportunismo. Al tamaulipeco le achacaban el pago con cheques falsos; a Ramírez ser espía troskista y Lobato fue señalado agente de la masonería. Al mismo tiempo, expulsaron a Valentín Campa y Hernán Laborde por oponerse al asesinato de León Trosky.

Guerra se retiró de la jerarquía comunista, pero desde otra trinchera apoyó el movimiento obrero. Fue elegido Secretario del Sindicato de Trabajadores de la Construcción -mosaiqueros, carpinteros, pintores, plomeros y fierreros-. En 1941 Fidel Velázquez asumió al Secretario General de la CTM y decidió cambiarse a las filas de esa organización. En la década de los noventa, retornó con su esposa al rancho Tampiquito de Güémez, Tamaulipas.