Una Ventana al 2021

0
89
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Arturo R. Sepúlveda García

De aprobarse la propuesta del presidente del Paquete Económico 2021, se tendría una importante ventana para vislumbrar y anticipar qué es lo que vendrá para el país el próximo año; la asignación de recursos constituye el suelo en el que se asentará y construirá el horizonte de oportunidades y áreas de progreso de México. En nuestro caso, la propuesta del Paquete Económico 2021 pronostica un horizonte gris y poco prometedor como consecuencia de al menos tres factores clave: la desinversión en sectores públicos estratégicos, la falta de un estímulo especial para hacer frente a las contracciones económicas que ha representado la pandemia covid-19 y la reducción de recursos para las Entidades Federativas.

Pese a que el techo de endeudamiento del sector público para el 2021 representa un aumento del 21 por ciento con respecto al 2020, existirá una reducción en algunos sectores públicos estratégicos, como lo son los gastos reales en educación, energía, organismos públicos autónomos, previsión laboral y en proyectos de infraestructura de comunicaciones y transportes. En el caso de educación, desparecerán en su totalidad 13 programas que atendían a sectores vulnerables de la población estudiantil y a la capacitación continua de profesores, como lo son los programas de Escuelas de Tiempo Completo, la Formación y Certificación para el Trabajo Educativo, Atención a la Diversidad de la Educación Indígena, Evaluaciones Confiables para la Calidad Educativa y Difusión Oportuna de Resultados, el Sistema de Información y Gestión Educativa, entre otros. Por otra parte, se plantea una reducción presupuestal del 95 por ciento a las Escuelas Normales, las cuales quedarán operando prácticamente en la precariedad. Otro tema preocupante es el recorte presupuestal a Organismos Públicos autónomos como lo son el Instituto Nacional Electoral (INE), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) el Instituto Nacional de Transparencia (INAI) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

 

A su vez, los lineamientos del Paquete Económico 2021 van contracorriente de las propuestas de política económica de la mayoría de las naciones desarrolladas y en vías de desarrollo que pertenecen a la OCDE, las cuales han creado fondos financieros especiales para reactivar a sus respectivas economías a través de estímulos al consumo y a las empresas. En los últimos dos años, el Gobierno federal ha eliminado diferentes Fideicomisos y Fondos como el Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios —cuyos recursos ya se agotaron en más del 90 por ciento debido a la administración del Gobierno federal— y el Fondo para la Atención de Emergencias. Dichos Fondos constituían fuertes elementos de estabilidad y seguridad financiera del país.

Por último, la disminución de recursos para las Entidades Federativas impactará negativamente la operatividad y proyectos en la mayoría de los estados, incluido Tamaulipas. En el caso de nuestro estado, se plantea una disminución presupuestal de $ 736 millones de pesos, en donde los sectores más afectados serán la educación pública, salud, agricultura, desarrollo rural y los apartados al programa carretero, el servicio nacional del empleo y bienestar social.

El Paquete Económico 2021 nos presenta una ventana con un panorama poco deseable para el país, en donde el enfoque es recortar los recursos de diferentes sectores públicos del país sin tomar en cuenta una visión estratégica de corto y largo plazo para el desarrollo de México. La falta de visión estratégica en las tomas de decisiones federales ha creado una incertidumbre generalizada sobre el rumbo del país y ha hecho que cada día se vean más lejanos los escenarios de desarrollo humano y bienestar social que tanta falta hacen.