No puede el cinismo seguir tan campante

0
75
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Ma. Teresa Medina Marroquín.-

Ya son muchas las mediciones alertando que la aprobación ciudadana que mide el desempeño del Presidente de la República va en caída libre.

Y no por el golpazo asestado por la pandemia y la ulterior crisis económica que ya merodeaba desde 2019, sino a otras circunstancias cada vez más evidentes, que por cierto no afectaron para nada a los gobiernos del país que se la pasan a la greña, pero felices a costillas del erario.

Una de estas circunstancias, detonante del desgarriate económico, acusa al primer mandatario de no sustentar con hechos su discurso. Empezando por una honestidad no demostrada en el caso de Pío López Obrador.

Muy mala señal cuando el que se dice buen juez no empieza por su misma casa.

Esto hablado en plata limpia indica que una gran proporción de sus “homilías mañaneras” son embustes, cuentos, infundios, enredos y sobre todo altercados políticos que les resultan cada vez más caros a los mexicanos.

Tampoco esta caída en la popularidad presidencial se presenta porque el virus haya suspendido eventos populares, partidos de futbol en estadios atestados, conciertos y bailes gruperos, inclusive la cancelación del septiembre patrio y “cuetero” que silenció el Grito de Independencia, aunque no del todo pues el presidente y los gobernadores no se quedaron con las ganas.

…Pero qué tal el fervor del pueblo que no tuvo cena mexicana ni tumultos, algarabías y consumo excesivo de cerveza y tequila.

 

VIENDO DE REOJO LA FURIA DEL PRESIDENTE

La estulticia y falla garrafal de quienes rodean a López Obrador provocaron que este se quedara “en campaña” y “ciclado” en un tema que inicialmente polarizó al país.

Y que en ese contexto acabó en una guerra contra los gobernadores panistas, además de grupos poderosos que representan a dueños de medios, académicos, intelectuales y empresarios.

Dirán que “entre líneas” damos a entender que estos grupos son las “hermanitas de la caridad”; pero todos sabemos que no es así, pues hay entre ellos mercenarios desalmados que nunca les ha importado el daño infligido a los mexicanos siempre empobrecidos, y ahora a los que descendieron de la extinta clase media.

El problema es la generalización de las acusaciones del tabasqueño donde todo mundo es corrupto y cómplice de los conservadores, más la disyuntiva fatal del que “no está conmigo es mi enemigo”.

¿Así cómo diablos pueblo y gobierno van a reconstruir a México? ¿Dónde estaría la oportunidad para que todos volvamos a la normalidad, permitiendo que el sector salud haga su trabajo sin ver de reojo la furia del presidente?

 

LOS ESTADOS SABEN DEL DINERAL QUE HAY

Sobre los recursos públicos que tantas veces le han pedido los gobernadores a AMLO, se sabe que el Gobierno federal está gastando a su arbitrio 280 mil millones de pesos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP).

No existe así ninguna democracia cuando ese dineral heredado por Enrique Peña Nieto se gasta en todo, pero menos en apoyar a los gobiernos de los estados a salvar sus respectivos sectores productivos que dejaron de estar en crisis porque ya pasaron a mejor vida.

Otros “guardaditos” suman 240 mil millones que se componen del Fondo de Estabilización de Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF) y fideicomisos públicos. Con tanto dinero a su disposición, López Obrador no puede hacer las paces con los gobiernos estatales simplemente porque no se le da su autoritaria gana.

En resumen, el desplome de la aprobación al presidente, la corrupción de su gobierno y su autoritarismo, más el dinero que puede disponer para apoyar a los estados y no lo hace, son temas que en 2021 le tronarán como bomba a Morena en la decisión electoral que tome la ciudadanía.

No se puede permanecer casi dos años con tanto cinismo sin que haya consecuencias.

 

AMÉRICO Y JR, ENEMISTAD Y DISPUTA POR EL PODER

Dicen que la enemistad y la disputa por el poder entre el senador Américo Villarreal Anaya y el “JR” José Ramón Gómez Leal, delegado del Gobierno federal, será un escollo que en mala hora Morena no podrá superar en 2021. Por lo pronto nadie de la CDMX es capaz de venir a poner orden ni a delimitar poderes políticos y legales de uno y de otro, sino que hasta parecen fomentar las pugnas subterráneas que prevalecen desde hace buen tiempo, poniendo en desventaja a otros actores políticos ansiosos de sobresalir.

¡Excelente inicio de semana!

[email protected]

@columnaorbe, columnaorbe.wordpress.com