Buscan ‘rescatar’ a los productores

0
22
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
Los casos especiales de productores endeudados que no alcanzan una reestructuración sobre los créditos que tienen, empezaron a ser analizados caso por caso con instituciones crediticias.

La idea es encontrarles alguna alternativa que les permita seguir sembrando y evitar caer con “agiotistas”, cuya tasa de interés que les cobran a los productores es muy elevada, reveló Ariel Longoria García.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (SDR) declaró que hasta ahora no se ha procedido al embargo de maquinaria o equipo a los productores que enfrentan algún tipo de adeudo, por la pandemia y otros factores.

“Hemos pedido información de cada productor para tener certidumbre y hacer algún tipo de gestión ante instituciones como FIRA o la Financiera Rural para lograr una reestructuración, viendo la manera en ese tipo de casos especiales, en los que se puedan renegociar las deudas”, reveló.

Longoria García indicó que no se ha llegado hasta ahora al embargo, por considerar que el primer paso es caer en buró de crédito, para que de esa manera no alcancen a solicitar algún financiamiento.

Confirmó que hay productores de Méndez, San Fernando, Valle Hermoso la zona de temporal y otros del sector social que desafortunadamente enfrentan adeudos, cuyo monto varía, porque no han tenido capacidad de ir al corriente a causa de la pandemia.

En los casos considerados como difíciles, dijo que se está haciendo un análisis para que no se quede tierra sin sembrar, aprovechando el clima y en espera de obtener una buena cosecha.

Y es que hay algunos casos en los que la reestructuración del adeudo equivale al pago de intereses de lo vencido, que en algunas de las ocasiones el productor no tiene.

La idea de dialogar con instituciones crediticias es ir retrasando los pagos, tratando de ver cómo activar la siembra, porque si no cuentan con ello, se corre el riesgo de irse con el “agiotista”, donde el dinero es caro y la tasa de interés que cobran es más elevada que los bancos que ofrecen financiamiento.