La longevidad suele brindar experiencia y conocimientos

0
41
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Héctor F. Saldívar Garza.-

El vivir largo tiempo, entre otras cuestiones, proporciona una serie de satisfacciones que vamos experimentando al transcurso de los días, meses y años. Quienes somos observadores sociales, siempre interesados en los acontecimientos que se manifiestan en la realidad, damos gracias a la vida por brindarnos cada vez escenas nuevas, que permiten incorporar a nuestro ser pequeñas o, en ocasiones, grandes cosas que van hilvanándonos durante nuestra existencia cual tejido en construcción, de tal forma que en muchos momentos podemos detenernos ante algo que nos ha impactado de manera extraordinaria, y casi de inmediato podemos unir ese cúmulo de experiencias, manifestándolo en datos, términos, definiciones, conceptos, ideas; las cuales depositamos en frases, párrafos, artículos, libros, etcétera, o también quizá en películas, pinturas, esculturas, fotografías o diversas expresiones que proporciona el cerebro, corazón y espíritu.  Finalmente, comprendemos que el tiempo otorga saberes para brindarte de mejor manera a los demás.

En esta ocasión elaboré este documento, con el deseo de contribuir a clarificar lo que manifiesta la realidad, para que sirva a aquellas personas que lo requieran, en virtud de que los aconteceres o la propia vida, en ocasiones no despiertan en todos los seres humanos iguales elementos y ánimo a emplear para lograr esos propósitos.

Empezamos por acentuar como evidente que nuestro país está experimentando un momento álgido, que la generación a que pertenezco ya vivió algo similar con el Movimiento Estudiantil de 1968, pero no en la dimensión que ahora se está dando; porque en aquella época el accionar del pueblo fue intempestivo, y sin un liderazgo que marcara su ritmo; asimismo, en esta ocasión se muestra sumamente diferente, si consideramos puntos que a continuación explicaremos.

Previo a interpretarlos, dilucidaremos las razones por las que pensamos que ambos momentos tienen similitudes: los dos acontecimientos son del pueblo, y con ello afirmamos que participaron en aquel entonces de manera principal, personas de la clase media y baja; esto igualmente está sucediendo ahora, más después de empezar a trabajarse la Cuarta Transformación, un sector que maneja fuertes capitales y su proceder no ha resultado del todo legal, está participando con gran energía buscando incluso la renuncia del presidente de la república. Otra similitud es que en ambos eventos los acontecimientos fueron por acumulación de acciones gubernamentales impropias y no una en específico.

En el primer acontecimiento, “el Movimiento del sesenta y ocho”, esto se explica por el operar de los diversos gobiernos postrevolucionarios, quienes quedaron en deuda con el pueblo de México, con respecto a las expectativas que se forjaron, sobre todo los sectores carentes de recursos económicos, ya que el único régimen que les dedicó atención especial fue el del General y Licenciado Lázaro Cárdenas del Río, que dirigió al país de 1934 a 1940. Los demás mandatarios no presentaron un proyecto que tuviera los fines sociales necesarios para promover su desarrollo, no obstante haber sido el sector más participativo en las diversas luchas armadas. Por otra parte, también hubo movimientos importantes con fines democráticos, como el de los ferrocarrileros en los años 1958-59 y el de los médicos en 1964-65, que no progresaron por la cerrazón del gobierno en turno, al no ceder en sus formas de actuar, favoreciendo a los sectores de mayor poder político-económico.

Sobre el segundo caso, debemos comentar que el gobierno de pronto determinó seguir un modelo económico-político-social neoliberal, recomendado por El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y los grandes capitales internacionales, el cual no ha resultado benéfico para las mayorías, sino solo para un pequeño sector social, multiplicando con sus lineamientos la pobreza ya existente y facilitando además una serie de acciones ilegales de algunos políticos y empresarios nacionales y extranjeros.

Esto fue socavando los bienes nacionales, produciendo un malestar generalizado, lo cual impactó en las urnas tiempo después, pero mediante triquiñuelas lograba el grupo gobernante mantenerse en el poder, sobre todo en el 2006, cuando Calderón recibió la Presidencia, no pudo realizarlo en la Cámara de Diputados, como correspondía, ya que se tenía tomada la institución por un grupo considerable de los propios diputados, sin embargo, lo impusieron realizando la acción en forma un tanto violenta.

Sin embargo, en la elección de 2018 ya fue imposible contener la ola opositora, y la votación se extremó de manera sorprendente, resultando imposible para los organismos electorales negar el triunfo a Andrés Manuel López Obrador, quien contabilizó 30.11 millones, cifra que ningún político experto hubiese imaginado. Sobre esto, se concluyó que los sectores más vulnerables fueron quienes sacaron adelante el proceso.

Después de explicar las razones por las que hablamos de similitudes entre ambos hechos, precisaremos que el movimiento del 68 fue intempestivo, porque surgió de pronto, inesperadamente, ya que ni el sistema educativo ni mucho menos los medios electrónicos prepararon a la sociedad para esa reacción multitudinaria.

Por otra parte, tenemos que afirmar que la derrota final del grupo o familias políticas que gobernaron durante un periodo de tiempo aproximado a los 70 años, fue consecuencia principalmente del liderazgo surgido en la personalidad de Andrés Manuel López Obrador, quien tuvo la necesario para superar una serie de contingencias y lograr también ganarse la confianza de gran parte del pueblo de México, y hasta el momento, de acuerdo con las encuestas, no se siente defraudado, manteniéndose la gran mayoría fiel a sus iniciativas.

Este tipo de líderes no surgen continuamente, sino que son producto de cuestiones en muchas ocasiones inexplicables, pero reales. Podemos asegurar que dentro de sus características que lo distinguen que es un tanto impositivo, pero también excelente organizador, con una fortaleza indeclinable para mantenerse leal y firme en sus propósitos; se conduce honestamente, manifestando profundo amor por su gente.

Su proyecto de nación se sustenta en elevar el nivel de vida de la gran masa que constituye la comunidad de pobres, los cuales se acercan al 50 por ciento. Lograr la realización de esa idea no será sencillo por la gran oposición de los sectores del gran capital, que ahora han visto mermadas las utilidades que estaban acostumbrados a obtener, e igualmente por la hostilidad de un sector del gobierno de los Estados Unidos. El resultado hasta el momento es que se ha estado avanzando en este nuevo paradigma, pero solo el futuro precisará la medida en que podrá lograrse. Sin embargo, algo que se muestra evidente, es que sin el apoyo de la población se multiplicará la dificultad, por lo que debemos tomar como compromiso social cooperar arduamente en esta empresa.