Escuelas son un desastre

0
51
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

José del Carmen Perales Rodríguez.-

Cd. Victoria, Tam.-
La posibilidad de que en el mediano plazo se autorice el inicio de las clases presenciales, plantea la necesidad de que las autoridades educativas estatales y federales comiencen a prepararse no solo en el tema sanitario, sino principalmente en el económico, advirtió Miguel Ángel Tovar Tapia,

El Presidente de la Asociación Estatal de Maestros y Padres de Familia adelantó que la situación se vuelve más apremiante tomando en cuenta que los planteles no contarán con los recursos que representan las aportaciones voluntarias, que son necesarias para el mantenimiento de los planteles.

«Lo que pasa es que no hay una partida presupuestal oficial para el mantenimiento de las escuelas, que ahorita muchas están enmontadas, con el polvo acumulado de estos más de seis meses, algunas con fugas e incluso goteras», expuso.

Añadió que en algunos casos los planteles cuentan con herramientas para hacer reparaciones o cortar la maleza, sin embargo el paso del tiempo se deterioran o terminaron su vida útil.

«Para eso se utilizan las aportaciones de los padres, sin embargo es un tema que cada inicio de ciclo se pone a discusión, porque se han registrado contubernios entre sociedades de padres y directivos, no hay transparencia y eso genera desconfianza a la hora de pagar», apuntó.

En este contexto, Tovar Tapia se refirió también a las nuevas necesidades que tendrán los planteles al volver a las aulas, en lo que se refiere a los insumos sanitarios y la constante desinfección de las instalaciones.

«Por donde quiera que se le vea se trata de un asunto de recursos, es cierto que como padres tenemos que dotar a nuestros hijos de lo esencial para que esté protegido, pero hay aspectos que son competencia de la escuela y es donde harán falta las aportaciones voluntarias o que la autoridad obtenga presupuesto para cubrirlas», concluyó.