Cambió el covid-19 la vida de los Banda

0
176
Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Cd. Victoria, Tam.-
Antes de la llegada de la pandemia de covid-19 a la Ciudad, la familia Banda Rosas comenzó un sueño: abrir una pequeña frutería con la que llevarían el sustento al hogar.

No obstante, hace aproximadamente unos dos meses y medio  la historia cambió cuando el coronavirus entró a su hogar.

Esta pandemia le ha dado una dura lección a la familia Banda Rosas, tres de los cuatro integrantes dieron positivo a la enfermedad, incluida una bebé de poco más de un año.

La primera en presentar los síntomas fue la señora Diana Patricia Rosas Rentería, después Vicente Banda Zúñiga; ella tuvo dengue primero y después por la misma convivencia, adquirió covid-19.

La situación en esta familia es insostenible los gastos les están ahorcando, sobre todo porque las secuelas que ha dejado la enfermedad en el señor (quien es el proveedor), son de gran consideración y todavía no logra recuperarse.

Hasta ahora a él le han diagnosticado fibrosis pulmonar y daño en el corazón a consecuencia de covid-19. La señora necesita estar al pendiente de su marido y sus hijos y no hay manera de que puedan trabajar, pues ella también empieza a tener secuelas.

Por si fuera poco, además de la renta (dos meses que suman ya seis mil pesos), la familia tiene que pagar el 15 de octubre el recibo de luz que salió en más de mil 300 pesos, un crédito bancario que tienen, entre otros gastos.

Para paliar un poco, la familia Banda Rosas ha puesto a la venta una camioneta que adquirieron para el traslado de la mercancía en la frutería, la cual tuvieron que cerrar por el mismo estado de salud. Es una camioneta Ford Ranger estándar, seis cilindros del año 1983 con motor 2.8; caja grande, conversión a carburador, la venden en 24 mil pesos a trato.

El número de contacto para ayudar a esta familia que necesita que la comunidad les eche la mano, es el 8341625531. También reciben depósitos a la tarjeta Banorte 4915 6664 9093 5230.

“Primero me empecé a sentir mal yo, caí en cama, me sentí mal, me hicieron estudios de covid y dengue, salí positiva al dengue, después a la semana mi esposo se empezó a sentirse mal, también le hicieron el estudio y salió positivo”, dijo la señora Diana quien después de salir del dengue, le confirmaron el diagnóstico positivo a covid-19 el 22 de agosto.

El señor quien es el que más daño ha tenido, comenzó a sentirse muy mal, fue trasladado al área de urgencias del Issste, ya que él trabaja en la Secretaría de Educación en el área administrativa y por ello cuentan con derechohabiencia.

“Mi esposo se empezó a sentir mal, llegó un momento en el que ya no podía respirar, lo llevé a urgencias porque ya no respiraba. Me dijeron en el Issste que tenía que estar con tanque de oxígeno, si había la posibilidad que era mejor llevarlo a casa, con medicamentos y tanque de oxígeno en lugar de internarlo. Y así le hicimos, me lo llevé a la casa”.

Diana cuenta que gracias a Dios tuvieron el apoyo de su suegra para la compra de oxígeno, tenía que estar recibiendo las 24 horas el oxígeno. Ahora ya después de terminar los 21 días de convalecencia, ya cuenta con un diagnóstico de fibrosis pulmonar y posible daño en el corazón, todavía sigue utilizando el oxígeno porque no puede respirar bien.

 

¿QUÉ NECESITAN?

Verdaderamente esta familia necesita desde comida, hasta oxígeno, pañales para la niña, quien también dio positivo pero no tuvo mayores complicaciones.

“Estamos en ceros, publiqué (su caso en las redes sociales) porque no sabía qué hacer, llamé al DIF para ver si podían apoyarme con despensa, hoy la entregan, mis amistades, familiares o conocidos nos han estado apoyando con alimentos, pañales, pero no alcanza”.

Esta familia requiere pañales etapa seis de la marca Huggies confort y leche Nido Forti Crece deslactosada de tapa morada.

El niño, su hijo que ya tiene doce años, la ha librado, pero trae algunos problemas de salud y síntomas como gripa, dolor de cabeza, ojos llorosos, dolor en el estómago y del intestino, pese a que salió negativo a la prueba.

“Por cuestión de salud no puedo trabajar, mi esposo sigue con estudios, yo no tuve reposo absoluto, atendí a mi esposo, tuve que aprender a inyectar, apenas me están dando molestias, estoy yendo al hospital, traía inflamación en la vesícula, daño en el estómago y me acaban de enviar unos estudios con posible diabetes”.

Y agregó: “Mi  suegra ya no pudo apoyarnos, por eso pedí el apoyo, no sabía qué hacer, no puedo salir a trabajar, ando para allá y para acá en los hospitales, me preocupan mucho los niños no tenemos nada, la vecina nos compra algo de comida”.

Por eso, es que decidieron vender la camioneta que habían comprado para la venta.

“Nosotros estábamos trabajando, no sabía qué hacer, estoy desesperada, ansiosa, deprimida, mi esposo ya no quedó bien, ese hombre activo que era no está”, señaló Diana.

La familia vive en la calle Maguey, en la colonia Cuauhtémoc, en el número 2202 en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

 

EL DATO

De acuerdo con artículo “Secuelas del coronavirus: los pacientes que siguen sufriendo problemas tras haber superado el covid-19” de la BBC, se han realizado diversos estudios de observación en pacientes que presentaron la enfermedad y hasta ahora no se puede determinar si los daños posteriores al coronavirus son permanentes, lo que deja una esperanza para familias como esta.

En los casos más graves, refiere el medio internacional, “además del daño a los pulmones, el SARS-CoV-2 puede afectar al corazón, los riñones, el intestino, el sistema vascular e incluso el cerebro”.

Según establecen, “el neumólogo Gustavo Prado, del Hospital Alemán Oswaldo Cruz en Sao Paulo (Brasil), asegura que ha recibido un significativo volumen de pacientes que registraron una covid-19 moderada y que sufren, por ejemplo, cansancio y dificultad respiratoria”.

Existen estudios sobre la función pulmonar de los pacientes que habían sido dados de alta en China quienes mostraron reducción de la capacidad pulmonar, que fue considerada una de las principales consecuencias observadas, incluso entre aquellos que no estuvieron en estado crítico.

“En los casos más severos, es posible que se produzcan secuelas permanentes, como fibrosis pulmonar, una enfermedad crónica caracterizada por el daño al tejido pulmonar y la formación de cicatrices… La cicatriz llena el espacio, pero no tiene la misma elasticidad, las mismas características, que el tejido original”, refiere la publicación.

La familia Banda tiene en venta esta camioneta, que antes servía para trabajar el negocio de frutería.
Fue en el Issste en donde confirmaron que tanto el padre como la madre de familia se contagiaron de covid-19, situación que trastornó su economía.
Fue en el Issste en donde confirmaron que tanto el padre como la madre de familia se contagiaron de covid-19, situación que trastornó su economía.