Campañas 2021: Más labia y menos suela

0
55
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Felipe Martínez Chávez.-

Dicen que la democracia es cara, sobre todo si los gastos se pagan con dinero público, es decir, de los causantes.

El IETAM acaba de convocar a contratistas para surtirle 253 computadoras, de ellas 58 laptops (portátiles), o sea de esas que los funcionarios utilizan fuera de sus oficinas. Serán pagadas con presupuesto del 2020.

Dicho gasto es lo de menos, es en un bien mueble. Los que sí representan un quebrando para el presupuesto son los partidos. Cada vez engordan más su cartera sin que puedan dimensionarse beneficios –de perdido espirituales– para la ciudadanía.

El Instituto acaba de autorizarse un presupuesto de 560 melones para el ejercicio del 2021 (falta que lo apruebe el Congreso del Estado).

De esa cantidad, 212.5 meloncillos son para obsequiar a los partidos, o mejor dicho, a los gerentes para que hagan “su luchita”.

Para financiamiento ordinario 152.7 millones; a las campañas serán destinados 45.8 millones, más de seis millones para franquicias postales y 610 mil para los independientes.

A estos últimos les toca bailar con la más fea. La cifra es para todos, sea cual sea el número que se registre para alcaldes o diputados. No sacarán ni para desplazarse en microbús.

Si le echamos números, por cada ciudadano inscrito en el padrón, el Gobierno del Estado –vía IETAM– le entregará a los partidos 78.6 pesillos. El padrón es de dos millones 704 mil electores.

La gran decepción es que, por ejemplo en los comicios del 2019, acudió a las urnas un promedio del 30 por ciento de la lista nominal. Da pena decirlo pero nada redituable. Cada voto tuvo un costo millonario.

A los dirigentes partidistas les vale gorro si la gente vota o no. Solo se preocupan por conservar el registro para que “venga la lana”.

Seguramente la joven Mónica Sánchez –se identifica solo con un apellido–, de Ciudad Victoria, no sabe que puede salir trasquilada. Se interesa por participar como independiente a la alcaldía de la capital. Si lo logra, al final de la jornada pondrá de su bolsa.

Mónica es activista social que atiende desde reparto de agua potable a medicamentos para personas vulnerables y limpieza de áreas públicas.

Nada bueno le espera, a menos que vaya pagada por algún presupuesto público.

Por cierto, el domingo 18 de octubre habrá elecciones de alcaldes en Hidalgo y diputados en Coahuila. Las campañas están por finalizar, a lo que usted se preguntará ¿y eso qué tiene que ver con Tamaulipas?.

Bueno, solo que los actores cuerudos le vayan echando una ojeada a lo que allá se vive, en tiempos de pandemia, para que tomen lo bueno y lo aterricen en esta región.

Además, se entiende que los candidatos y partidos gastarán mucho menos que en una jornada normal.

Están prohibidos los eventos masivos y las campañas prácticamente son virtuales. Privilegian en cambio los debates ¿por qué no hacerlos en Tamaulipas?.

Una disposición del IETAM podría hacer obligatorios por lo menos uno entre los suspirantes por presidencias y diputaciones, vía televisión, radio y redes ¿no cree usted?.

Ya quedaron eliminados –así será en Tamaulipas– los almuerzos y cenas en que tanto se gasta. Nadie puede ofrecer o regalar alimentos. La vigilancia, como decíamos, la hace el Sector Salud.

En visitas domiciliarias, por parte del equipo de los candidatos, solo están permitidas tres personas y, si no son urgentes, tienen que suspenderlas.

Están autorizadas las campañas por caravanas vehiculares con un máximo de dos pasajeros por unidad. Antes deberá suspenderse el “hoy no circula”.

Las condiciones de competencia –en aquellas entidades– son muy diferentes a una jornada proselitista ordinaria. Se necesita más labia y menos suela y calcetín.

De aquí a abril, cuando arrancan las campañas locales, no habrá mucho cambio de condiciones y, si se dan, deberán observar las medidas de salud pertinentes.

Para comenzar, no hay eventos masivos: Ni mítines ni bailongos ni rifas ni…

Lo que se prevé en aquellas entidades es una baja votación, algo que vimos en tierra cueruda en 2019. Veremos que tanto abstencionismo hay en esas entidades.

Bueno, mejor luego le seguimos.

 

Si cambiamos, vaya singular iniciativa que trae el PRI. Quiere integrar el Registro Público Nacional de Agresores Sexuales y Deudores Alimenticios, mejor conocida como Ley Quemón.

En ella se ha empeñado Alito Moreno Cárdenas, el jefe nacional. La pregunta es ¿qué pueden ganar cono eso? ¿votos?.

Como se trata de un proyecto de la paisana Montserrat Arcos Velázquez, la jefa nacional de las mujeres tricolores, seguro que pronto llegará a Tamaulipas vía el trío de legisladores de su bancada.

Fuentes de la nueva administración municipal de Victoria dan como hecho que Gustavo Rivera Rodríguez volverá a la gerencia de la Comapa, donde ha estado en dos ocasiones. Conoce bien el tema.