El pasado los persigue

0
72
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Clemente Castro González.-

Se escucha aguerrida la postura del priismo, encabezado por EDGAR MELHEM SALINAS, cuando exige a la presidenta sustituta de Victoria, PILAR GÓMEZ LEAL, que se haga una investigación a fondo e informe del estado en que se dejó a la administración local.

Tampoco desentona eso de que “ni olvido, ni perdón”, lo que implica que los de tricolor están puestos para que el alcalde con licencia, responda por su inoperancia y presuntas irregularidades cometidas, con cargo y costo al erario municipal.

Además, se conmina a las nuevas autoridades a que se apliquen y resuelvan los problemas añejos que tiene la Capital.

Es entendible la postura del guía tricolor y lo que se pide debe merecer una respuesta, que es la misma que quieren tener la inmensa mayoría de los victorenses.

Pero sin demérito de lo que expresó MELHEM SALINAS, es pertinente preguntarse si, en su momento, no fue el tricolor coparticipe de la llegada de un personaje de la talla de XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI, al que, su partido, lo tuvo que sacar por la puerta trasera.

A la distancia vale la pena recordar lo que sucedió en la contienda por la presidencia municipal de Victoria que ganó “Xico”, en circunstancias “sospechosas”.

Lo evidente fue que los altos mandos del tricolor en la entidad, me parece que a cargo de SERGIO GUAJARDO MALDONADO, sabían lo que estaba pasando porque habían acumulado testimonios de la manera en que los panistas se les metieron a los seccionales e hicieron labor de “sensibilización” para que se acudiera a votar por GONZÁLEZ URESTI.

Desde luego que “Xico” es un niño de pecho al lado de ALMARAZ, un cuajado político que llevaba varias medallas en su haber en campañas electorales de sus compañeros y del mismo.

Pero, aunque usted no lo crea, el disque defenestrado munícipe con licencia, en la contienda del 2018 se agenció 67 mil 146 votos mientras que ALMARAZ acumuló poco más de 52 mil, fuera de la lógica ya que su gestión no evidenciaba disfunciones.

Al tiempo persiste la duda sobre lo que sucedió pero fue evidente que ni la dirigencia del tricolor, ni OSCAR quisieron entrarle a la lucha para sacar adelante la citada elección.

 

RULETA

Que siempre sí continuará lo de la aplicación de la encuesta para decidir lo de los dirigentes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Y es que, en la víspera, se hablaba de que el proceso iba a reponerse por lo que continuarían los que ahora conducen a este partido hasta que se dieran las condiciones, es decir, posterior a los comicios.

Según esto los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) optaron por no manosear más lo de la elección ante las críticas de que fueron objeto.

De modo que para el diez del presente se conocerá si es PORFIRIO MUÑOZ LEDO o MARIO DELGADO CARRILLO, el agraciado por la militancia y simpatizantes del partido.

En calidad de mientras, ALEJANDRO ROJAS DÍAZ DURÁN, adelantó que reconocerá al que sea elegido y se sumará, lo que es realismo puro en tanto que, aún teniendo seguidores, es consciente de que su fuerza no es suficiente para alcanzar la meta.

La que hizo un triste papel es YEICKOL POLEVNKY, la cual calculó mal lo de la continuidad en el liderazgo y en el pecado llevará la penitencia.

Cuando pudo, en lugar de buscar consensos se dio a la tarea de promoverse y meter mano, de manera burda, en los procesos locales electorales a los que tuvo acceso.

En la entidad se le recuerda por haber asumido malas decisiones en cuanto a la lista de aspirantes a diputados locales. Los números son contundentes: de 22 diputaciones de mayoría relativa únicamente ganó una.

El punto es que si triunfa DELGADO no pocos tamaulipecos estarán eufóricos debido a que se la jugaron con el legislador.

Si el que obtiene la victoria es MUÑOZ LEDO, los morenistas tendrían de líder a un viejo lobo de mar que se las sabe de todas, todas y, pese a que amagó con ajustar cuentas con conspicuos guías de su partido  y funcionarios de la 4T, el tema no pasaría a mayores.

 

AL CIERRE

Guardadas las proporciones, lo expresado por el todavía secretario del Ayuntamiento de que su “lealtad es al trabajo” para desmarcarse de su ex jefe, XICO, nos remitió aquella expresión salida de FIDEL VELÁZQUEZ (q.e.p.d.), uno de los íconos del sistema político mexicano, cuando declaró que “en política no hay amistades que valgan”, con lo que dejó a su suerte a sus compañeros sindicalistas, ya fallecidos también, JOAQUÍN HERNÁNDEZ GALICIA y SALVADOR BARRAGÁN CAMACHO.

Ellos fueron llevados a la cárcel por órdenes de CARLOS SALINAS DE GORTARI, una vez que fue ungido presidente.

Obvio, no es el caso de “Xico”…