Reciben productores agrícolas virtual ‘tiro de gracia’

0
47
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.-
Los centros de acopio, las casas semilleras y todos los negocios dedicados a la venta de insumos para el campo cerraron los créditos para los agricultores tamaulipecos, lo cual provocará que muchos de ellos no puedan habilitar sus tierras en el ciclo Otoño-Invierno 2020-2021.

Rogelio Ortiz Moreno, presidente de la organización Campesinos Unidos de San Fernando, advirtió que el campo entró en fase de agonía, porque tanto el Gobierno como la iniciativa privada dejaron sin apoyo al sector.

“Por un lado el Gobierno desapareció los principales programas de apoyo al campo, como Agricultura por Contrato, el seguro agrícola y otros que representaban una enorme ayuda para los productores, y ahora la iniciativa privada también nos está dejando sin créditos. El campo entró en una especie de agonía”, indicó.

Recordó que tradicionalmente las casas acopiadoras subsidiaban las siembras de los agricultores y cobraban al momento de la cosecha, mientras que otros negocios les daban crédito en la semilla, fertilizantes e incluso el diésel, pero desde el año pasado comenzaron a recortar ese apoyo.

“Esta vez, de plano ya dijeron que no prestarán ni un cinco. Y los entendemos porque si lo hacen es complicado que recuperen el recurso toda vez que no tendremos forma de pagarles”, indicó.

Ortiz Moreno estimó que en esas condiciones, entre un 20 y un 30 por ciento de las 850 mil hectáreas que se programan para siembra en el ciclo Otoño-Invierno, se quedarán sin sembrar.

“Las siembras inician en los primeros días de diciembre pero muchos compañeros no tienen ni para preparar las tierras”, mencionó.

Lamentó la situación porque el campo no aguantará un año más bajo estas condiciones.

“El campo se va acabar. Es algo inevitable porque no hay negocio que resista de esa forma”, indicó.

El líder campesino advirtió que hay una enorme decepción del Gobierno de la llamada “4-T” porque, contra todo lo que se esperaba, ha sido la época que peor le ha ido al sector.

Gran parte del problema, dijo, se debe a que entre los funcionarios encargados de la política agropecuaria existe un gran desconocimiento del tema.

“Funcionarios como José Ramón Gómez Leal, Felipe Garza Narváez, que acaba de renunciar, y otros que nos han enviado a dialogar, no saben ni m…de lo que es el campo. En esas condiciones pues no entienden nuestros problemas”, refirió.

Además, prácticamente fue desaparecida la delegación de la Secretaría de Agricultura, que era el enlace con los productores.

Adelantó que si el campo “truena”, en pocos meses habrá 20 mil productores protestando en las carreteras y puentes internacionales.

Advirtió que los campesinos van a desquitar su coraje en las urnas el próximo seis de junio.