Un ‘puma’ en el área

0
31
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rubén Jasso.-

Más de 35 títulos, con distintos equipos y en diferentes competencias, avalan la trayectoria de Carlos Moreno, un delantero todo entrega que al paso de los años se ha convertido en un referente del futbol en Victoria y la región.

Integrante de una familia de futbolistas, “El Puma Anelka”, como se le conoce a Moreno por su parecido al jugador francés, o “El Nejo” como también le dicen, ha dejado huella tanto a nivel de equipos como en lo individual, pues ha ganado varios títulos de goleo en diferentes torneos.

Y aunque por el momento no hay actividad por los riesgos que significa el covid-19, lo cierto es que la presencia de Carlos Moreno en distintos campos de Victoria es sinónimo de éxito, prácticamente con cualquier equipo que le toque defender.

“El Puma Anelka” ha jugado en la Liga Santander Premier en lo que se refiere a campo grande, mientras que en campo chico se le puede ver cuando hay actividad en la Unidad Modelo, en La Cima, en La Presita, en la Villa de Tamatán, en el nocturno de la colonia Américo Villarreal Guerra y varios torneos más.

En su palmarés cuenta con un tricampeonato con Los Compadres, además del Deportivo Rony, Calza Sport, La Máquina Celeste, La Raza, Cero Guerrero, La Máquina, Club Star y Cubeta Express, entre otros.

También se ha coronado dos veces con Hijos de Dios, además de la Estudiantil, el Deportivo Villarreal, Tecate, Servicios Generales, Cruz Azul, destacando también por su faceta como goleador, pues a lo largo de su trayectoria ha conquistado 17 títulos de goleo individual.

En lo que se refiere a su etapa como futbolista infantil, Moreno refiere que jugó para Correcaminos que dirigía “El Gordo” Volador, con quien ganó tres campeonatos.

Sobre su apodo, reitera que es por su parecido físico con Nicolás “El Puma” Anelka, jugador francés que tuvo su buena época hace varios años y al mencionar a un equipo especial para él, responde que sería Compadres de Fer Arévalo, pues considera que más que un equipo, eran una auténtica familia.