Se agotó tiempo para el trasvase

0
51
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
A escasos días de que venza el término para el pago de agua a los Estados Unidos, derivado del tratado de 1944, aun cuando abrieran las presas aguas arriba de Chihuahua no llegaría en tiempo y forma.

El panorama es preocupante dadas las circunstancias, toda vez que las presas internacionales, Falcón y la Amistad, aparte de que están muy por debajo de su nivel, en un momento dado se tendría que pagar con esa misma agua, confirmó Ariel Longoria García.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (SDR) comentó que hasta hace poco más de una semana se debía más de 300 de los 431 millones de metros cúbicos que de acuerdo al tratado, se le debe pagar a Estados Unidos a finales de este mes.

“Esperemos que la Comisión Nacional del Agua, quien tiene que tomar la decisión para poder solventar el pago y no dejar sin agua a los concesionarios de la cuenca aguas abajo defina el esquema a seguir para cumplir con ese compromiso”, explicó.

Comentó que después de sostener una reunión con los concesionarios, se propuso alternativas, entre estas que se pagara con el agua que existe en las presas y después que Chihuahua abriera sus compuertas y se liquidara el líquido que es de las presas.

“La otra era que algún momento dado por el río San Juan, el agua de las presas Marte R. Gómez y el cuchillo que están ahorita por encima de su nivel se pudiera pagar alguna parte también de esta agua, aunque en algunas ocasiones se ha tenido que indemnizar a concesionarios”, abundó.

Longoria García admitió que es necesario que a la brevedad se tome una decisión y se cumpla con el tratado de 1944.

Si bien algunas presas de la zona norte de Tamaulipas registran niveles de almacenamiento superiores al cien por ciento, producto de las lluvias que dejó a su paso el huracán “Hanna”, aclaró que estas no forman parte de la cuenca del río Bravo.

Si bien la Marte R. Gómez está al 113 por ciento de su capacidad, no está dentro de la cuenca ni del tratado de 1944 a diferencia de la del cuchillo en China, Nuevo León.