Buscan arrebatarle el triunfo a Porfirio

0
95
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

El ebradorista Mario Delgado Carrillo es un mal perdedor.

Un triunfo es un triunfo, así sea por la más mínima diferencia. Y la victoria que acaba de obtener Porfirio Muñoz Ledo, su contrincante por la dirigencia nacional de MORENA, es legítima por el lado que se le quiera ver. Es un hecho, en la contienda por el máximo cargo político de MORENA se impuso este guerrero de mil batallas por la democracia. PML ganó a pesar de tener en contra carretadas de presupuesto, utilizadas por su adversario para hacer campaña.

Peor aún: ahora Mario Delgado busca desacreditar a sus adversarios, señalando en el caso específico de Muñoz Ledo, que de llegar a la Presidencia le restaría fuerza al Presidente AMLO. Ahora vemos con mayor claridad de qué lado están las diatribas y las maniobras, porque si hay un grupo político en el país que pretende tomar las riendas del gobierno ya desde ahora, ese es el de Marcelo Ebrard Casaubón y su alfil Mario Delgado.

Por cierto, valdría la pena hacer un recuento histórico, para ver quién ha traicionado a quién, empezando por Mario Delgado, mismo que en su momento apoyó el llamado Pacto por México, y fue de los que respaldaron al presidente Peña Nieto en el impulso a su reforma educativa.

Se trata de la misma reforma educativa que hoy está siendo echada abajo por el gobierno de la Cuarta Transformación. Por lo tanto, el pasado político de quien hoy pretende la dirigencia nacional de MORENA está manchado por la traición política hacia el Presidente, y por su incongruencia histórica, al evidenciarse que en su momento dio su brazo a torcer ante el gobierno priista de Peña Nieto.

Otro punto en contra de Mario Delgado es que él se suma al obradorismo hace pocos años, atendiendo a una coyuntura política, podría decirse que de corte oportunista. En cambio, Porfirio Muñoz Ledo viene trabajando con Andrés Manuel López Obrador desde la Corriente Democrática, en los tiempos de Cuauhtémoc Cárdenas.

Recientemente Mario Delgado acusó a Muñoz Ledo de buscar el poder para quitarle el poder al Presidente AMLO. La respuesta de Muñoz Ledo no se ha hecho esperar: PML recordó que desde sus orígenes la visión de AMLO ha sido clave para MORENA, y que él, Muñoz Ledo, colaboró con López Obrador desde la década de los ochenta, por lo que su línea de lealtad data desde la primera dirigencia del PRD, en los tiempos de Cuauhtémoc Cárdenas.

Muñoz Ledo se refirió a la guerra de lodo de su adversario Mario Delgado, en los siguientes términos: “Lo están diciendo de una manera mendaz, estúpida, señalando como el autor de los ataques a Mario Delgado.”

Desde nuestro punto de vista, después de carretadas de dinero público que fueron utilizadas por Mario Delgado para promoverse a la dirigencia nacional de MORENA, y ahora que observamos su fracaso, el ex coordinador de la Cámara baja ya no tiene calidad moral para seguir obsesionado por la Presidencia del partido color magenta.

Para concluir, Muñoz Ledo dejó en claro: “Yo no pretendo suplir a nadie por mi edad, y por las circunstancias, yo cierro también mi vida pública, la cierro cuando termine la Presidencia del partido. ¿Qué quiero heredar? Lo mismo que Andrés, un movimiento fuerte en las ideas, en la militancia. Nosotros no vamos a decidir quién va a ser el próximo Presidente de la República, ni quién va a ser diputado o senador”, concluyó.

 

HOMERO DÍAZ RODRÍGUEZ ALBOROTA LA GRILLA

El ex candidato a la gubernatura, Homero Díaz Rodríguez, estuvo este fin de semana en Ciudad Victoria, y alborotó la gallera local, luego de que encabezó dos reuniones públicas, con mujeres y con ex alcaldes tamaulipecos.

Muchos recuerdan a Homero Díaz como el ya merito de la sucesión sexenal en el 2005, cuando perdió la interna ante Eugenio Hernández Flores. Por cierto, no vimos en esas reuniones a personajes como el tocayo Fernando Campos, quien en su tiempo fuese el más cercano colaborador de Homero. Entre los asistentes estuvo el tremendo Bladimir Martínez, al ex alcalde de Padilla, Arsenio Rodríguez, y de las damas, su fiel fans Chacha de Alejandro, a Blanca Anzaldúa, y a Lupita Perea. Todas ellas son veteranas combatientes del viejo PRI. No sabemos en qué Odisea Política las vaya embarcar ahora Homero, personaje de gran prestigio en el mundo de la abogacía, pero que en la política no ha logrado sus sueños. Por lo pronto, se ve que Homero pretende volver a la trinchera política. Y ya estamos viendo que vino a Victoria para sacar del baúl, sus viejas carabinas y sus empolvados cartuchos.

Se dice que Homero Díaz es ahora aliado del Gobierno panista, y que es otro de los recursos del PAN en Victoria para restarle votos a MORENA. ¿Será cierto? Ya lo comprobaremos.