El Banco de Alimentos y la empatía en tiempos de crisis

0
56
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Diego López Bernal.-

¿Usted es de los que está esperando que la alcaldesa PILAR GÓMEZ le resuelva sus problemas? ¿O es de esos victorenses hechos y derechos que agarra el toro por los cuernos y se pone a hacer lo que le corresponde? Vamos por partes.

En estos tiempos preelectorales ya van varios que saltan a la palestra a decir que son victorenses “de toda la vida”, que le tienen “harto cariño al pueblo” y, por lo tanto, tienen merecimientos para poder ser alcalde (sa) a partir del 2021.

Al interior de los partidos políticos hemos visto a gente como LALO GATTÁS, quien milita en el Movimiento de Regeneración Nacional; también ARTURO SOTO, por el PAN, ya levantó la mano, aunque él abiertamente dijo que quiere ser diputado federal.

En el PRI hemos escuchado recientemente a la legisladora federal MARIANA RODRÍGUEZ MIER Y TERÁN hacer lo propio; de ella sabemos de primera mano que, además de ser una mujer súper capaz, tiene un alto humanismo en su joven carrera política.

También en su momento, en una rueda de prensa deportiva, el amigo ISMAEL VALDEZ dijo que le encantaría tomar las riendas de esta ciudad. Ojo, todas estas expresiones se han dado en el contexto de la fallida administración de quien ahora despacha en una Subsecretaría de Salud.

Había motivos de sobra, por supuesto, para este tipo de expresiones, respetando los tiempos legales del proceso electoral. También ya se apuntó MÓNICA SÁNCHEZ, mejor conocida como Moni en su faceta profesional de animadora de fiestas infantiles, una mujer que si bien no tenemos el gusto de conocer sí sabemos que tiene ya muchos años en el activismo social.

A todos ellos les deseamos suerte en sus propósitos. Pero volvamos a la pregunta inicial, porque en Ciudad Victoria los ejemplos de una sociedad actuante se han multiplicado recientemente, insisto, ante el inoperante gobierno municipal de XICO.

En algunas colonias las familias se cooperaron, compraron cemento y demás materiales y se pusieron a tapar los baches. Al menos un caso documentado en la Ampliación López Mateos nos deja constancia de esta noble acción social. Aplausos para ellos.

Asimismo, existen en esta Capital personas que más bien optan por la discreción, pero que hacen un bien enorme, como por ejemplo los miembros del Banco de Alimentos, que fundó el doctor JORGE SALINAS TREVIÑO hace ya algunos ayeres, y que son literalmente la salvación de miles de familias con hambre.

Hoy, esta asociación tiene activa una campaña de recaudación en las gasolineras asociadas de esta Capital, por lo que los invitamos a que si pueden aportar su granito de arena lo hagan con toda confianza, pues la calidad moral de los miembros del Banco de Alimentos está garantizada.

Vaya de nueva cuenta nuestro reconocimiento al doctor SALINAS TREVIÑO y su familia, quienes laboran arduamente en esta labor titánica y que no buscan los reflectores; son almas nobles que ayudan sin esperar siquiera el natural agradecimiento de la persona socorrida.

Lo hemos dicho antes y lo sostenemos. En Victoria, como en muchas ciudades de México, existen personas que se echan a cuestas labores como esta del Banco de Alimentos; mexicanos bien nacidos que nunca han dejado de brindar su tiempo, dinero y esfuerzo a favor de los más desprotegidos.

Y no son candidatos. No se trata de promocionar a nadie, porque estas asociaciones civiles trabajan sin fines de lucro, mucho menos políticos, aunque si me dieran a escoger votaría por un DR. JORGE, una señora MAGDA o BALBINA, por citar algunos.

Porque son personas increíbles y nuestro granito de arena también pasa por ayudar a la difusión de estas nobles acciones. Así que ya lo saben, cuando vayan a cargar gasolina carguen también un poquito de buena voluntad, ya sea para donar en efectivo o en especie para las familias pobres.

Eso se llama empatía y es fundamental en tiempos de crisis.

A sus órdenes en: [email protected]