Morena: En juego, sucesión 2024…

0
165
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Eleazar Ávila.-

No sé por qué muchos -parafraseando a Carlos Salinas-, se hacen bolas. Lo que está en juego en la elección interna del Movimiento de Regeneración Nacional es la Sucesión Presidencial del 2024, desde la cancha de los equipos de Marcelo Ebrard Casaubón y Claudia Sheinbaum.

Y no es adivinanza, el anterior es un escenario posible con el que no “nos casamos”, solo advertimos, pues aún faltan muchos meses para que el futuro de la llamada Cuarta Transformación se defina en el mediano plazo. No obstante, sobran en el planeta quienes la dan por cancelada tan pronto deje el poder el actual Jefe del Ejecutivo nacional.

Y sí bien se les cuecen las habas a los equipos de los dos anteriormente señalados, habrá que esperar los deseos de los llamados “duros” obradoristas, quienes trabajan y sueñan con la eternización de Andrés Manuel López Obrador.

En tanto, los raspones, las discrepancias, el fuego amigo parecen no mortificarle, porque al fin y al cabo él ya llegó. Por seis o por cien, pero AMLO es de los dogmáticos que considera que el tiempo le atiende caprichos (lol).

Por ahora, ya sabemos que Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo libran una batalla de descalificaciones, que empezaron suaves y se tornaron rudas y “patrañeras”. Por ello, los llamados a la unidad son dinamita pura, y del Presidente, por más que diga misa, los suyos siempre encontrarán fósforos para encender la mecha a la menor provocación.

La exigencias de Porfirio, de que se acepte el resultado que lo distancia por una “nano” diferencia de Mario, le llevó incluso a exigir al INE que no se acobarde. “Lorenzo Córdova, responsable de la democracia mexicana, afirmó que la contienda interna está empatada por 0.5 décimas porcentuales, debiera saber que por un solo voto se gana. Supina ignorancia o mala fe. Se negó a reconocer mi victoria. Lo invito a que rectifique o que renuncie”.

Mientras que Mario es, evidentemente, más institucional, señala: “Mi propuesta para Morena es la unidad -no “golpe de estado”- y que vayamos al territorio a organizar a la gente. Un dirigente tiene que estar en el territorio, tiene que estar con la gente y escuchando todos los días”.

Mientras, la senadora Citlalli Hernández, ya como ganadora en la cancha de la Secretaría General del CEN del Morena, tiene que esperar al resultado de los dos varones bajo la siguiente tesis.

“El trabajo de la militancia de base y simpatizantes nos impulsó rumbo a la Secretaría General” y en ellos se declaró lista para reorganizar Morena, acompañar la 4T y al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Por lo pronto, habrá que esperar las señales bajo la mesa del mandatario y a la vez presidente vitalicio de Morena, quien les ha dejado hacer, bajo la tesis de que lo que demanda es un gerente que traduzca sus altos deseos.

Claro está, Porfirio sería mucho más que un gerente, su experiencia esta fuera de toda duda; 87 años de vida y el haber dirigido al PRI y al PRD le dan un conocimiento fuera de serie…

Por lo pronto, vamos a ver qué determina el INE, pues el acuerdo es claro. Ante el empate lo que sigue es la tercera opción, que indica que la encuesta deberá filtrar a los dos finalistas.

Por cierto, lo que sigue siendo anacrónico es que al final del análisis de los bandos se culpe al Instituto Nacional Electoral, pues de ellos no fue la idea de hacer la encuesta, sino que la misma fue parte de un debate que a la vez surge del patrón superior de Morena.

Como les dije al principio, no se hagan bolas, lo que está en juego es la sucesión presidencial, donde ya existen dos finalistas claros…

De todo lo demás, recordemos que cuando se trata de democracia hay que entender que el voto de los ciudadanos, al interior y fuera de los partidos, no garantiza gobernanza, o buena condición ética y moral.

El método funciona, pero la parte de hacer buenos gobiernos o liderazgos solamente al tiempo. Afirmaba José Ortega y Gasset aquello de “cuidado de la democracia. Como norma política parece cosa buena. Pero de la democracia del pensamiento y del gesto, la democracia del corazón y la costumbre es el más peligroso morbo que puede padecer una sociedad”.

Que si nos adentramos al territorio de lo electoral, hablemos sobre quiénes, a través de la historia, han sostenido la tesis de que una democracia que termina perniciosa, solamente se cura con más democracia. En fin, que Winston Churchill expresaba que “la democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás”.

NOSTRA POLÍTICA.- En carretera… ahí les cuento…

 

18 pendientes…

Correo: [email protected]

Twitter.- @JEleazarDeAvila