Refuerzan lucha antiaborto

0
64
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

José del Carmen Perales Rodríguez.-

Cd. Victoria, Tam.-
La organización no gubernamental Provida señaló a la corriente política de izquierda, así como a funcionarios federales, de estar detrás de la nueva oleada de manifestaciones violentas que buscan llevar a todos los estados la legalización del aborto.

Francisco Joel Rodríguez Domínguez, delegado de esa ONG en Tamaulipas, aseguró lo anterior y confió que los legisladores locales no vayan a flaquear al momento de defender el derecho a la vida y a la propia familia, pues reconoció que es mucha la presión.

“Es un movimiento (pro aborto) permanente y agarró más fuerza porque la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, es la principal promotora de este crimen, no descansan, y quienes los apoyan están bien identificados, entre ellos están las feministas”, señaló.

Rodríguez Domínguez reconoció que en Tamaulipas se han incrementado las manifestaciones en apoyo al aborto, lo que les ha llevado a reiterar el llamado a los legisladores para que se mantengan en su compromiso con la sociedad.

“Nos han reiterado que ni siquiera tienen el tema en su agenda, sin embargo, nuestro temor en Provida es que este tema pueda ser usado para negociar y dar cabida a la propuesta de legalizar el aborto, esto ya lo hemos planteado y nos insistieron que el respeto a la vida y la familia está firme”, apuntó.

En este sentido, el delegado de Provida recordó que esta corriente se desbordó coincidentemente con la llegada al poder de la izquierda en Ciudad de México, a finales de los 90, a partir de lo cual se incrementaron las demandas de legalizar el aborto y las uniones entre personas del mismo sexo.

“Basta recordar que en 2007 se legalizó el aborto hasta las 12 semanas de gestación, es innegable que para la izquierda internacional uno de sus propósitos es acabar con la familia, con la vida y promover la anarquía, la violencia y la pobreza, quieren someter al pueblo y una forma de debilitar a la sociedad es destruir las familias”, concluyó.