‘Caballito’ de batalla

0
15
Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

Rubén Jasso.-

Bajito de estatura, pero con una fuerza de voluntad a prueba de todo, Francisco Martínez es hoy en día un jugador que ha dejado huella en el balompié de Victoria y la región, demostrando su buen toque de pelota y visión desde su posición de mediocampista.

Conocido ampliamente por sus amistades como “El Chiquis”, Martínez trae el futbol en la sangre y en sus pies desde niño, pues empezó a patear la pelota desde los cinco años de edad, cuando se enroló con el conjunto de los Zorros, que participaba en Copa UAT y que dirigía el profesor Mario García.

Posteriormente, ya en su adolescencia y juventud, pasó por otros equipos, ganándose la confianza de sus compañeros y entrenadores por su aporte dentro del terreno de juego.

Dentro de su historial, ha conquistado tres títulos de Liga con Serviclimas Zapata en el Torneo del Cedif Uno, mientras que en la Liga de la Colonia Azteca se ha coronado dos veces con el Atlético Cristal.

En la Liga Intercolonial también ha saboreado las mieles del éxito, levantando una Copa con el equipo de la Colonia Obrera.

La Liga de Campeones también ha sido una gran vitrina para el “Chiquis” Martínez, defendiendo en diferentes épocas las playeras de Serviclimas Zapata, Atlético Cristal, Obrera, Vivi García, Casmir y Taller San Martín.

Acerca del equipo por el cual siente un profundo cariño, sin dudar responde que por Serviclimas Zapata, pues lo considera de barrio y donde cosechó muchas amistades.

Sobre su apodo, refiere que desde hace mucho tiempo le empezaron a decir así y prácticamente ha sido como su carta de presentación.

“En mi primer equipo me empezaron a decir así por mi estatura y se me quedó”, concluye.