El Covid es el único demócrata en México

0
30
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Oscar Pineda

Sin importar credo, religión, filiación partidista, condición socioeconómica, sexo u orientación sexual, el covid-19 ataca parejo.

Al principio hubo quienes se atrevieron a especular que el virus era solo un artilugio de los gobiernos para someter a la población.

La percepción fue cambiando poco a poco, a medida que el coronavirus comenzó a pegarles a conocidos de conocidos.

Aun en esos momentos todavía había muchos incrédulos que seguían sin acatar las medidas de salubridad.

A mí no me va a pegar porque no existe, decían.

Pasaron las semanas y los meses y la mancha voraz del covid se extendió a gente cada vez más cercana a nosotros.

Personajes de la política y del espectáculo comenzaron a enfermar.

Gobernadores cayeron en cuarentena por el virus y miles de familias se vistieron de luto por la maldita enfermedad.

Fue entonces que muchos comenzaron a usar el cubreboca y a mantener la sana distancia, pero ya era tarde, las cifras de muertos en el país habían superado los 60 mil muertos.

En Tamaulipas van dos mil 699, según los últimos datos de la secretaria de Salud, Gloria Molina Gamboa.

Ayer nos enteramos que la alcaldesa Pilar Gómez Leal dio positivo en la prueba del covid-19, por lo que tuvo que aislarse en su casa.

El comisionado de la Coepris, Oscar Díaz, no corrió con suerte y falleció a causa del virus.

Unos días atrás, el rector de la UAT, José Suárez Fernández, también resultó positivo en la prueba del coronavirus.

Y más atrás el gobernador Cabeza de Vaca; el secretario general de Gobierno, César Verástegui, el diputado Erasmo González Robledo; el coordinador de delegados José Ramón Gómez Leal y la prima del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien lamentablemente murió, al igual que su esposo e hijo.

Si con todo esto que le cuento usted sigue creyendo que el covid es cosa de juego allá usted.

Pero le recomiendo que se cuide mucho, porque como ya le digo, el covid es el único democrático en México y él no distingue ni colores ni partidos, ni religión, ni género.

Mi opinión sobre la fe…

He escuchado mucho sobre la fe, tanto de curas católicos como de pastores evangélicos.

Cada uno tiene su propia versión de la fe y cada uno la interpreta a su manera o según sus intereses, pero de eso no estamos hablando.

En lo personal yo defino la fe como un acto de confianza ciega al ser supremo.

Tener fe es tener confianza. La fe no se puede transferir ni comprar; es individual, y lo mejor: es gratis, porque está dentro de cada uno de nosotros.

Mi fe está puesta en Dios y yo no hago más que creerle.

 

POSDATA…

Que tengan un excelente fin de semana.