Esperamos que Delgado corrija su accionar

0
47
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Héctor F. Saldívar Garza

Los políticos afirman que México vive en democracia, porque el pueblo es el que manda. Sin embargo, esto debe revisarse con detenimiento para concluir si efectivamente es así, o nada más esta expresión es un eslogan para que la sociedad se tranquilice, considerando que todo marcha de manera adecuada.

Una prueba para reflexionar sobre si estamos en el país experimentando democracia en nuestro accionar, lo estamos teniendo en estos tiempos en el propio Movimiento de Regeneración Nacional. A continuación explicaremos brevemente lo acontecido al respecto.

Contra múltiples pronósticos, el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) estuvo de acuerdo que se realizaran encuestas para cubrir la presidencia y la secretaría general de su organización a nivel nacional. Asimismo, se dispuso que se efectuaran dos encuestas, en virtud de la gran cantidad de participantes. En la primera se seleccionarían seis personas para la presidencia y la misma cantidad para la secretaría general.

En esa misma semana se publicaron los resultados de las dos encuestas acordadas. En la primera el triunfo lo obtuvo Citlali Hernández, por paridad de género, quien participó por la secretaría general, y Porfirio Muñoz Ledo ganó concursando por la presidencia. Lo mismo sucedió en la segunda encuesta, que se compitió solo por la presidencia, quedando en segundo lugar Mario Delgado. Sin embargo, la decisión final del Instituto Nacional Electoral (INE) fue empate técnico, porque la diferencia consistió en solo dos encuestas y determinó otra encuesta, donde solamente participen los dos.

El argumento que presentó la presidencia del INE fue que existe un documento firmado por los participantes al momento de inscribirse para competir, donde aceptan que de resultar una diferencia mínima entre los dos primeros lugares, debería aplicarse una tercera encuesta.

Contra el Instituto se han presentado múltiples quejas en cuanto a esta contienda, e igualmente contra Delgado. Primero hubo una gran inconformidad porque propusieron una elección mediante encuesta abierta a la ciudadanía en general, argumentando que esto implicaría la participación de personas que tuvieran simpatía por otros partidos políticos, o de plano fuesen militantes de ellos, lo cual podría prestarse para apoyar al candidato de Morena que, al triunfar, menos les afectase en sus pretensiones políticas.

Tengamos presente que varios encumbrados miembros del Partido Acción Nacional y el Partido Revolucionario Institucional están siendo vapuleados por el Gobierno federal con medidas inesperadas donde han estado perdiendo mucho de lo ganado a través de los últimos tres sexenios presidenciales. Entre lo más significativo que les han afectado, están los logros económicos obtenidos de manera no siempre legal, así como la adquisición de bienes materiales y servicios que les proporcionaban grandes cantidades de dinero, bien como incrementos obtenidos o pagos condonados y que ahora deben realizar obligatoriamente. Por lo consiguiente, ellos están alertas para en la oportunidad de que dispongan, actuar en desquite y recompensarse un tanto de lo perdido.

Es evidente que cada acción incorrecta de los participantes empaña las contiendas como la narrada, de por sí ya criticada por múltiples razones. Pero respecto a las personas jóvenes que participan en esta ocasión, como es el caso del propio Delgado, es lamentable que desde el inicio de su campaña lo haya realizado con una alta cantidad de recursos económicos de confusa procedencia, y además a sabiendas de la austeridad imperante y propuesta por el propio Presidente de la República como bandera para luchar por la equidad.

Por otra parte, sin acercarse en ningún momento con el comité que dirige Morena en nuestro estado, encabezó reuniones con supuestos candidatos que afirmaban los apoyaría el partido que pretende representar, cuando el Comité Estatal, respetuoso de los señalamientos del INE, no ha dado voz a nadie para candidatearse, hasta recibir la venia reglamentaria de la autoridad respectiva.

Quizá eso mismo sucedió en otros estados de la República, pero, o engañaron a Delgado, o simplemente buscó hacer equipo con ciertos sectores de personas, sin clarificarse del todo tanto su origen partidista, así como los apoyos económicos recibidos. Lo que sí ha resultado evidente es que no pretende acercarse al partido que desea lo cobije, ya que por ahora se mantiene a prudente distancia de él.

Es lamentable esta forma incorrecta de pugnar por el desarrollo de una sociedad, y más cuando se adhirió a un movimiento que pretende regenerarla, después de ser largo tiempo vilipendiada por un grupo poderoso que se consideraba de casta divina. Sin embargo, debe recordar que ahora les corresponde organizarse desde abajo y basándose en los principios que hacen diferente a esta organización; por lo que esperamos ver corregido ese accionar para tranquilidad de todos nosotros, partidarios de la Cuarta Transformación del país.

Por otra parte, es importante aclarar a los interesados en el futuro de México, que Mario está actuando irresponsablemente, porque si bien López Obrador propone que el partido se abra a la ciudadanía en general, él, por lo menos en Tamaulipas, está arropándose con personas que pretenden los avale el partido Morena para representarlos en alguna candidatura, pero sin que su pasado muchas ocasiones inmediato, los ubique en posición confiable entre nuestro pueblo, ya que sus raíces están en otros partidos y solo en tiempo reciente les surgió el sentimiento positivo por aquéllos que desdeñaron apenas la contienda política pasada. E igualmente otras de ellas después de haber participado perdiendo, ahora nuevamente pretenden tomar un lugar en la contienda, cuando nada existe que convenza de que ya están en mejor opción para ganar.

Además, consideramos que el espacio político que el partido se ha ganado, claro, en gran parte por el trabajo de AMLO, pero aun así, le da pie para escoger, tanto entre los suyos como fuera, a personas honestas y preparadas, que bien organizados en su entorno para apoyarlos, podrían sin duda triunfar en muchas de las candidaturas que presente para el cotejo del 2021.

Finalmente, después de los comentarios que presentamos sobre este ejemplo, usted determine si en México estamos viviendo con principios democráticos, o aún falta mucho camino por recorrer.