Abre su corazón

0
85
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

AGENCIAS.-

“Miraba la guitarra y ya hasta me caía gorda”. En la vida de Carla Morrison, en medio de su reconstrucción, esta es la menor de las malas experiencias que sufrió.

Es cierto que ella y su instrumento fueron una pareja ideal, crearon las canciones más bonitas y dolorosas, ganaron Grammys y viajaron por el mundo, pero también, en México, las personas se burlaron de su físico, de sus canciones y un maestro de canto la acosó sexualmente.

“Vivo con ansiedad desde los nueve años y sé lo que es tener pánico, pensamientos suicidas, oscuros, sentirte solo y que te estás volviendo loco”, apuntó desde París.

“He crecido como mujer, como persona y me vi obligada a preguntarme lo más difícil para renacer y tener la mejor versión de mí. Estoy renaciendo después del bullying que me hicieron en México, que fue horrible. Después de tanta fama que no supe cómo entender, porque soy de una ciudad pequeña (Tecate); y no sabía lo que es el amor propio y la aceptación”, agregó.

Así es como nació el proyecto autobiográfico “Renacimiento”, cuyo segundo acto, “No me llames”, que estrena con todo y su videoclip, llega a ser la continuación de “Ansiedad”, el tema y clip que puso a disposición una línea de ayuda para la gente que padezca de todo tipo de malestar mental.

Carla explicó que, además de la evocación literal del título, estuvo influida por su visita a museos franceses y españoles con obras europeas realizadas para dejar atrás la Edad Media y comenzar a labrar el camino a la Edad Moderna.

“No me llames”, que es una historia que narra el corte de raíz de una persona o situación en particular para poder renacer, también cuenta con la particularidad de tener un sonido totalmente global, un beat que sustituye a la guitarra y que la lleva a terrenos de artistas que ella admira, como Beyoncé o Rihanna.

“También es una historia de por qué ya no voy a sonar como antes, por qué ya no voy a ser solo yo y mi guitarra, sino que ya quiero que vean mi arte y expresión desde otra perspectiva, mi voz desde una posición distinta. Este es el relato de Carla Morrison en una versión mucho mejor”, platicó.