Comienza ‘batalla’ en el Congreso, por el agua

0
95
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.-
El presidente de la Comisión Recurso Agua del Congreso del Estado, Javier Alberto Garza Faz, exigió al Gobierno federal no usar agua de las presas de Tamaulipas para pagar la deuda del vital líquido que México tiene con Estados Unidos.

Dijo que mientras no se libere el agua de la presa “La Boquilla” en Chihuahua, debe evitarse disponer del almacenamiento que tienen las presas de  Tamaulipas y Nuevo León.

Advirtió que usar el agua de presas como La Amistad, Falcón, Marte R. Gómez, Las Blancas y El Cuchillo perjudicará a poco más de 20 mil agricultores tamaulipecos, que siembran una superficie superior a las 200 mil hectáreas.

Dijo que la escasez de lluvias en la zona mantiene las presas en un bajo nivel de almacenamiento, por lo que no hay condiciones para extraerles agua con la cual pagar la deuda con Estados Unidos.

El legislador panista reiteró que lo primero que debe hacer el Gobierno federal es destrabar el conflicto que tiene con productores y autoridades de Chihuahua, con el fin de que liberen el agua de la presa “La Boquilla”.

Recordó que parte de esa agua corresponde a los otros estados que conforman la cuenca del río Bravo, entre ellos Tamaulipas, y otra parte debe ser usada para entregarle a vecino la cuota que le corresponde.

“Este es un tema que compete resolverlo a la Comisión Nacional del Agua, y aunque la Federación ha tratado que se dé un enfrentamiento entre los estados, confiamos en que pronto se encuentre una solución”, dijo.

El reynosense confió en que las gestiones de Francisco García Cabeza de Vaca con el estado de Chihuahua lograrán pronto el acuerdo que la Conagua no ha conseguido.

“Porque mientras no haya arreglo se pone en riesgo el próximo ciclo agrícola otoño-invierno 2020-2021, porque no se tendría suficiente agua para el riego”, indicó.

De acuerdo a información de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), México le debe a Estados Unidos 426 millones de metros cúbicos, que deberá entregar a más tardar el próximo 24 de octubre.

La obligación del Gobierno mexicano, de entregar al vecino país una tercera parte del agua de la cuenca del río Bravo, se deriva del contenido de un Tratado Internacional entre ambas naciones, que data de 1944.

Los pagos se realizan mediante la liberación de agua de las presas en el lado mexicano de la frontera.