Carlos Morris

0
143
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Diego López Bernal.-

­–¿Qué haces en tus ratos libres?

Mis ratos libres se los dedico a mis hijos, tengo tres hijos, dos niñas y un niño, y cuando tengo rato libre, trato de estar con ellos, dedicarles tiempo de calidad, probablemente no les dedique tiempo en cantidad, pero sí de calidad; cuando estoy con ellos, soy todo de ellos.

 

–¿Cuál es tu comida favorita?

Los tamales, el pozole, las gorditas.

 

–¿Cuál es tu película favorita?

Mi película, fíjate que soy muy malo para acordarme de los nombres de las películas, pero me gusta mucho las de comedia, me gusta mucho reírme cuando veo una película, puede ser Nacho Libre, o alguna de esas que te dan mucha risa.

 

–¿Cuál es el tipo de ropa que te gusta usar?

–Me gusta mucho usar short, me gusta mucho usar mezclilla, cuando ando en los recorridos siempre trato de andar cómodo, siempre.

 

–¿Qué te gusta cocinar?

Sí, me gusta cocinar, lo que mejor me queda yo creo que son las sincronizadas de jamón y queso.

 

–¿Tenías un apodo de niño que lo recuerdes, cómo te decían de niño?

Casi siempre Morris, como que se le quedaba mucho a la gente, todavía hasta la fecha casi siempre es Morris, eran pocos los que me decían Carlos.

 

–¿Cuál es el deporte que más te gusta?

El futbol, lo practiqué; he practicado varios, el futbol, el basquetbol, tenis, el beisbol, pero el que más me gusta ver es el americano y jugar el futbol.

 

–¿A qué equipo le vas en el futbol soccer?

Híjole, se van a reír, pero al Necaxa, me tocó crecer en los 90, yo creo que por eso; será porque ese equipo hizo escuela.

 

–¿Te gusta leer, cuál es tu libro favorito?

Fíjate que tengo poco tiempo, pero sí, La Conquista de México.

 

–¿Cuál es tu pastel favorito?

El pastel de Don Mostachón.

 

–¿Qué prefieres, playa o montaña?

Playa.

 

–¿Cómo te gusta tomar el café?

Negro y una de azúcar.

 

–¿Qué número de zapato calzas?

Del 10 y medio.

 

–Cuéntanos una anécdota mala y una buena de tu vida.

Una anécdota buena, cuando nació mi primera hija, fue muy complicado, nació de seis meses y medio, prematura, verla cuando después de tres, cuatro meses la dieron de alta, fue una de las mejores noticias de mi vida.

Una de las peores fue un 28 de junio de 2010, fue cuando mi tío Rodolfo, en paz descanse, falleció; creo que esa ha sido la que ha marcado mi vida, porque ese día yo iba a ir a acompañarlo, entonces has de cuenta que volví a nacer.

 

–¿De joven cuál es la materia que más te gustaba y cuál la que no te gustaba?

Fíjate que la que menos me gustaba, como a muchos estudiantes, creo que es álgebra, el tema de las matemáticas, y eso que soy contador público.

 

–¿Por qué estudiaste contaduría?

Porque me gustan mucho los números, pero no me encantaba mucho hacer el cálculo y todo lo de fracciones y eso.

 

–¿De niño cuál jugador preferías del equipo que sea y cuál es el juguete que más te gustaba?

Me la pasaba jugando futbol, de niño nos iban y nos dejaban en La Quinta Ana María desde muy chiquitos y yo me la pasaba jugando futbol con mis primos, con la gente que iba allí los domingos y todo eso.

 

–¿La primera enfermedad que has tenido?

Gracias a Dios ninguna, la única vez que he estado internado fue cuando me tomé un refresco y traía una avispa, soy alérgico a los piquetes y me picó, me la tomé sin ver y me picó el labio, se me inflamó y estuve internado como 18 o 20 horas.

 

–¿Cuál es el mote que de cariño te dicen en tu familia?

¿Qué será? Carlos Memo, cachetón, nada más.

 

–¿Qué es lo más te apasiona en la vida?

Híjole, en estos tiempos, yo creo que han ido cambiando las prioridades, ¿no?, en este tiempo, ayudar a nuestra ciudad a que mejore.

 

–¿Hiciste alguna travesura de joven por allí; cuéntanos cuál es la que más te acuerdes de ella?

De jóvenes, fíjate una tía que vivía sobre el 17, allí por la Secretaría de Salud, bueno la tía va a saber que fuimos nosotros, alguna gente que pasaba bajo, con globos con agua, entre mi hermano, algunos primos, se les aventaban algunos globos con agua, fue de niños de siete u ocho años.

 

–¿Seguramente en alguna etapa de tu vida has tenido ídolos, cuál es tu ídolo cuando eras niño?

Mi ídolo, creo que crecí con Supermán, con He-Man, de He-Man me acuerdo de una piñata. Ya más grande yo veía mucho pues a mi tío Rodolfo, todo lo que hacía, cómo empezó, y luego cómo fue creciendo, cómo ayudaba y cómo se acercaba a la gente, y luego lo viví de cerca cuando ya me invitó a trabajar con él, cuando estaba en el PRI municipal

Creo que desde allí fue la forma que aprendí lo que quería ser, digo, aparte de mis papás, obviamente, mi mamá empresaria, muy luchadora, mi papá también, pero con él me entendía muy bien, porque lo que yo quería hacer él lo estaba haciendo; entonces de él aprendí muchísimas cosas y yo lo veía como quería ser de grande, como él.

 

–¿Y actualmente quién es tu amigo, alguien, alguna figura pública?

Fíjate que no, en general no.

 

–¿De tus defectos cuál es el que consideras que hay que trabajar más?

–Yo creo que soy muy, como le llamaremos, soy muy confiado, se puede decir, soy muy amiguero, me abro muy fácilmente a entablar una amistad y muchas veces hay gente que no realmente está buscando una amistad; yo creo que el “tantear”, el ser más cuidadoso, creo que sería uno de mis defectos.

 

–¿Y de tus virtudes, cuál es la que más potenciarías?

Yo creo que soy muy sincero, no me gusta andarle dando vueltas a las cosas, lo que es, es.

 

–¿Qué te gustaría ser cuando haya pasado ya, terminado tu carrera política en este caso, o del servicio público una vez que ya Carlos decida retirarse de esta vida; qué te gustaría ser?

A mí me encantaría algún día si Dios lo permite ser presidente municipal, diputado federal también me encantaría ser del Congreso de la Unión, conocer y trabajar y poder ayudar a Victoria.

Pero después de que pase todo eso, quiero seguir viviendo en Victoria donde nací, donde tengo mi familia, donde he hecho todo en mi vida, y poder caminar por el 17 y que la gente te saluda con gusto que la gente está contenta si algún da me da la oportunidad de saludarte y de platicar contigo, y que sea recíproco.

 

–¿Cuál es tu peso actual?

96 kilogramos.

 

–¿Tu estatura?

1.76 metros.