Mitos sobre el cáncer de mama

0
29
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 22 (Agencias)

El pasado 19 de octubre se celebró el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama. Por ello, te decimos cuáles son algunos mitos que necesitas dejar atrás sobre esta enfermedad, y te explicamos por qué es tan importante romper esas falsas creencias.

Sin duda, el mayor enemigo de una enfermedad es la falta de información. Y si volvemos parte de nuestra cultura la autoexploración y chequeos constantes, muy probablemente la cantidad de muertes al año por cáncer de mama podrían bajar.

Es importante romper con tabúes y mitos sobre el cuerpo femenino y hablar abiertamente de un tema que podría salvar muchas vidas, gracias a acciones simples como la prevención, información y autoexploración.

 

  • Mitos sobe el Cáncer de Mama

 

1.- ¿Las mamografías causan cáncer de mamá?

Muchas mujeres se sienten realmente preocupadas por realizarse una mamografía por miedo a que la radiación les genere cáncer de mama, pero este procedimiento es completamente inofensivo.

  1. Tu sostén podría provocarte esta enfermedad

En los últimos años ha existo un rumor que asegura que el uso prolongado de bras con varilla es el causante de comprimir los canales del sistema linfático, mito que es desmentido por American Cancer Society.

3.- ¿Consumir soya es un detonante para padecer cáncer de mama?

Esta popular legumbre tiene un alto contenido de isoflavonas (estrógenos vegetales), razón por la cual se ha pensado que podría ocasionar cáncer de mama. Sin embargo, estos son mucho más débiles que los estrógenos reales.

4.- Si nadie en mi familia ha tenido cáncer, estoy libre de riesgo

Si en tu familia nadie ha padecido cáncer, NO significa que no debes de realizarte chequeos constantes y que estés libre de padecer cáncer de mama.

5.- Solo las mujeres mayores de 40 años padecen cáncer de mama

Es cierto que el riesgo de padecer cáncer de mama es mayor en mujeres de más de 40 años de edad, pero esta enfermedad no discrimina sexos, posición social o nacionalidad, y tampoco discrimina la edad.