La rebelión de ‘Los Godínez’

0
307
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Así se llama una película y parafraseando ese título, encabezamos la colaboración de este día.

En primera instancia, qué bueno que se activaron los servicios públicos en Ciudad Victoria. Dos años de abandono era mucho tiempo.

También qué bueno que el Gobierno estatal le entre a rescatarlo. Pero sobre todo, qué bueno que por fin se dieron cuenta que la Capital de Tamaulipas estaba muy desatendida.

No es de reconocerse ni agradecerse, porque es una obligación legal de las administraciones gubernamentales mantener en buen estado los municipios, pero bueno, a estas alturas ya es digno de, al menos, abordar el tema y decir “qué bueno”.

Pero el asunto en esta ocasión no es ese.

El problema es que no ha habido una buena organización, y eso ha molestado a muchos empleados, sobre todo del Gobierno estatal.

Veamos.

A muchos los obligan a ir el sábado a barrer, chapolear, pintar cordones y recoger basura de la calle. Pero no se trata de los trabajadores dedicados a esas labores, no, son los oficinistas, que con base en oficios y órdenes de trabajo los ponen a hacer cosas que no les corresponden.

Incluso, amagan con bajarles o quitarles parte de su compensación si se niegan a ir.

No me parece justo, porque es personal preparado para otro tipo de trabajos y su colaboración para jornadas de ese tipo debe ser voluntaria.

Pero bueno, ahí los tienen. Son de los llamados “Godínez”, es decir, oficinistas. Algunos de ellos escribieron a este columnista para quejarse de esa situación, o sea, de que los obligan y amenazan con tal de quedar bien sus jefes con su jefe.

Aunado a ello, muchos no saben ni agarrar un machete.

Me tocó ver en una colonia del sur cómo estaban diez personas en un predio de cinco por cinco chapoleando. O sea, era mucha gente para un espacio pequeño.

Otros estaban con cara de enojo sentados en una banqueta revisando su celular. Otros escondidos en una tienda comiendo un gansito y tomándose una coca.

No van por gusto. Los obligan. Y cuando alguien no hace las cosas de buenas, las hace mal.

Estamos de acuerdo que el Gobierno municipal tiene personal para hacer esas labores. Son a ellos a los que deberían mandar, no a los oficinistas que, además, van de malas.

Insisto, qué bueno que por fin le pongan atención a esta ciudad. Que por fin le den su manita de gato, pero, caray, ¿por qué mandar a los “Godínez”, pero sobre todo, obligarlos a hacerlo?

No sean así, zapatero a sus zapatos.

EN CINCO PALABRAS.- Y saludan con sombrero ajeno.

PUNTO FINAL.- Y son otros los que se levantan el cuello. En fin, son tiempos de quedar bien con el futuro.

@Mauri_Zapata