¡Pittsburgh imparable!

0
20
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 25 (Agencias)

Pittsburgh (6-0) demostró por qué tiene la etiqueta de candidato para llegar al Super Bowl después de acabar con el invicto de Tenneesee (5-1) por 27-24, con gala de una ofensiva versátil y un poco de suerte, después de que Stephen Gostkowski fallara un gol de campo de 45 yardas, que hubiera mandado todo a tiempo extra.

El duelo de colosos llegó parejo en el ataque; la gran diferencia radicaba en la defensiva de los Acereros, que en el amanecer del encuentro causó estragos en Ryan Tannehill. La presión lo asedió y los huecos se cerraron para el explosivo Derrick Henry.

Los pupilos de Mike Tomlin desgastaron a Tennessee con una abrumadora serie inicial de 18 jugadas en las que recorrieron 75 yardas, se comieron casi diez minutos en el reloj y culminaron con un touchdown de Diontae Johnson.

El dominio continuó. Los de la “Ciudad del Acero” anotaron puntos en sus primeras cuatro posiciones; en la quinta tomaron el ovoide con 20 segundos y llegó el medio tiempo. Hasta en equipos especiales controlaron el desafío.

Una semana después de sumar 600 yardas, los Titanes apenas lograron 83 en dos cuartos. Corey Davis los puso en el marcador.

Pittsburgh se cansó de convertir en tercera oportunidad. Ni el habilidoso Jadeveon Clowney pudo incomodar al Big Ben. Los esquineros fallaron en sus coberturas sobre Diontae Johnson y JuJu Smith Schuster principalmente.

Lucía como un triunfo fácil, hasta que un despiste defensivo le permitió revivir a los visitantes. Jugar en cobertura personal tiene el riesgo de que un corte del receptor supere al esquinero y así sucedió cuando AJ Brown se escapó 73 yardas.

Esa escapada, aunada a un regalo del Big Ben, trajo de regreso a los locales, quienes finalmente pudieron correr con Derrick Henry. El líder corredor de la liga consiguió un corto touchdown para cerrar el encuentro.

La hora de la verdad llegó para la ofensiva acerera. Pases cruciales de Roethlisberger parecían encaminar a los Acereros rumbo al triunfo, pero un envío en las diagonales fue interceptado y le permitió a Tennessee una ofensiva más con poco más de dos minutos.

Tannehill encabezó el ataque como un quarterback de élite. Movió el balón lo suficiente para que Goskowksi igualara todo, pero dramáticamente su patada se fue rozando el poste. Pittsburgh sobrevivió.