Austeridad no llega a Tribunal

0
87
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Cd. Victoria, Tam.-
El Tribunal Electoral del Estado de Tamaulipas (Trieltam) no ha aplicado criterios de austeridad en al menos cuatro años; por el contrario, ha operado holgadamente en su presupuesto, que aumentó en ese periodo más de 12 millones de pesos.

Esa cifra representa un incremento de arriba del 42 por ciento; es decir, en 2016 le aprobaron un presupuesto 28 millones 762 mil pesos, en tanto que en este 2020 está operando hasta con 40 millones 965 mil 166.01 pesos.

Con esa bolsa se ha permitido mantener el incremento salarial de las y los magistrados, el cual pasó de 94 mil 288 pesos en 2016 a 126 mil 623 pesos al mes en este año.

De tal manera que la reciente reforma al párrafo tercero de la Fracción V, del Artículo 20 de la Constitución Política del Estado de Tamaulipas, referente a la reducción de integrantes del Pleno del Tribunal resulta prácticamente irrisoria, pues con ella, según argumentaron los panistas, habrían de generar en promedio tres millones de pesos al año, que es apenas la cuarta parte del aumento aplicado en los últimos cuatro años.

Aunado a lo anterior, debido a la opacidad y a un “sospechoso” uso de los recursos, el órgano jurisdiccional tiene pendiente de aprobar la cuenta pública del 2016, la cual fue rechazada por la Auditoría Superior del Estado, tanto en la información contable, presupuestaria, programática, anexos y demás información sujeta de fiscalización, de acuerdo con el decreto publicado el 15 de Diciembre de 2018.

Además de no representar un ahorro real, la reducción de tres a cinco magistrados, es menester observar que esta, de acuerdo a un único artículo transitorio, la reforma a la Constitución Política de Tamaulipas se aplicará al día siguiente que termine el proceso electoral en curso; es decir, justo para aplicarse en el proceso electoral 2021-2022 en el que habrá de renovarse la gubernatura, elección en la que, como todos saben, existe mayor participación ciudadana y como consecuencia mayor carga de trabajo para los órganos administrativos y jurisdiccionales.

De tal forma que la reforma planteada por el panista Arturo Soto Alemán, quien ha advertido el interés de participar en la elección federal, debilita lo que debiera ser una institución democrática y plural, encargada de la justicia electoral tamaulipeca.