Mario, el domador de hordas y tribus

0
206
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Eleazar Ávila.-

¿Por qué dejar hacer y pasar casi dos años de gobierno para finalmente instalar una la dirigencia nacional en Morena? Eso es lo que se preguntan muchos, especialmente quienes observaron cómo el saldo de octubre fue de dos derrotas electorales en Hidalgo y Coahuila.

Simple, el Movimiento de Regeneración Nacional, o cualquier partido que esté dividido, no puede aspirar a tener éxito y lograr el poder de manera permanente. Lo vimos en 2000, en 2012 con el PRI y el PAN. Y en lo que venga, si Morena sigue edificando su base en hordas y tribus, pues que se vayan despidiendo de una revalidación en 2021 y 2024.

De ese tamaño es el reto que tiene en este caso Mario Delgado Carrillo, a quien urge tender puentes, si desea consolidar el objetivo superior de que su amigo y jefe político Marcelo Ebrard sea, por lo pronto, el proyecto más viable de una Cuarta Transformación, que hemos visto tiene caducidad, tras la conclusión del llamado Proyecto Alternativo de Nación de Andrés Manuel López Obrador.

No están aquí, ni deseos y menos letras malsanas. Solo que es demasiado evidente, en lo que venga, que al equipo de Claudia Sheinbaum le tocará hacer un esfuerzo adicional para, sin dinamitar a Morena en su proceso de institucionalización, ganar un posicionamiento nacional, pues los favores políticos del poder central ya lo tiene.

Por lo pronto, la estructura de Morena tiene director general, gerente general -que no es lo mismo, pero es igual-  y ya veremos si líder en términos de fuerza moral que conduce los destinos de un grupo. Nos enteraremos, cuando se renueven los Comités Directivos en los 32 estados.

Cuando las llamadas tribus dejen de agredirse entre ellas mismas. Pues enfrente, ya vimos que si los gobernadores del PAN, el PRI y MC se ponen de acuerdo, a la supremacía del control en la Cámara de Diputados le pueden salir alitas, por lo pronto, a la que les permite con holgura negociar los ajustes de mayoría simple que hablar de lo constitucional, ahí sí que peor.

Recordemos que la Alianza Federalista está integrada por Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Durango, Michoacán, Colima, Jalisco, Guanajuato, Chihuahua y Aguascalientes, y con ellos sería suficiente para que se ganen las suficientes curules que le bajen a menos 250 (4T) los espacios en la Cámara baja.

Al inicio de la Legislatura en 2018 las bancadas quedaron como sigue: Morena 247 diputados, PAN 80, PRI con 47, PES con 31, PT con 29, MC con 28, PRD con 20, PVEM con 16 y dos sin partido. En alianza, la 4T inició con 323 por el respaldo de sus aliados.

Veremos en lo que resta, 220 días y estaremos nuevamente haciendo cuentas. Qué gobernadores resisten la presión, qué estados de plano por mal organizados pierden las elecciones.

Por ahora, pendientes, por ejemplo, de Veracruz, donde se habla de alianza PAN-PRI, o de Baja California Sur, Michoacán -territorio tricolor del mantense Alex Guevara- y otros donde soplan vientos de alianzas provechosas.

1.- Aún falta saber cómo andaremos con los efectos de la pandemia en los planos de la salud y la economía, pues no bastará la narrativa federal de que vamos bien, cuando la mala gestión por covid-19 está sustentada en números.

2.- Este fin de semana volaremos a las 90 mil muertes por covid-19, y a las 900 mil personas contagiadas, según la Secretaría de Salud, lo que revela que vivimos una tragedia que tendrá un impacto negativo en el llamado humor social.

3.- Son decenas de familias enlutadas y nadie en su sano juicio puede decir que somos ejemplo nacional, o que vamos muy bien, cuando desde el poder federal el mal ejemplo en los protocolos cunde.

Los datos publicados este fin de semana anterior por la Agencia EFE, es que ¡En “México se registró entre enero y septiembre de 2020 un exceso de mortalidad del 37 por ciento, al contabilizar 193 mil muertes más de las esperadas, si bien la cifra oficial de muertos por covid-19 es de 88 mil 700”.

Para la “Secretaría de Salud de México, el país tenía previsto registrar 524 mil 920 muertos entre el uno de enero y el 26 de septiembre, pero hubo 718 mil 90 decesos”.

4.- Así que tienen trabajo todos los partidos políticos. Los que buscan prevalecer en lo federal y en las entidades, pero todos aquellos que se juega. Ayuntamientos y curules en los territorios de juego.

No haremos esta vez escenarios de antojo, pero estaremos muy atentos a los números que las empresas encuestadoras nos revelen, igual los procesos de gestión política de cada gobierno y sus partidos.

Nostra Política.- ¿Votos? El amor ya no lo reflejan como ayer…

Correo: [email protected]

Twitter.- @JEleazarDeAvila