‘Vaya a un Simi’

0
110
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Son decenas de tamaulipecos los que diariamente se siguen enfrentando al drama de no encontrar atención médica en los hospitales públicos.

No es tema nuevo. Desde marzo pasado lo denunciamos aquí, cuando señalamos que la mayoría de los hospitales estaban concentrados en la atención de la pandemia del covid-19, dejando en el desamparo a quienes acudían en busca de atención para otros padecimientos.

Desde entonces han transcurrido casi siete meses, y es fecha de que las autoridades han sido incapaces de diseñar una estrategia para respetar y garantizar el derecho a la salud de las personas.

Los tamaulipecos siguen acudiendo a los nosocomios solamente para enfrentarse al rechazo y la negativa de la atención.

“No hay consulta familiar”, “No hay especialistas”, “En estos momentos solo se atienden casos de covid”, son solo algunas de las respuestas que reciben quienes se ven obligados a acudir a un hospital público.

Las recepcionistas, o incluso los guardias de seguridad, tratan de convencer al solicitante de que busque atención privada, infundiéndole temor, bajo el argumento de que corre mayor riesgo estando en el hospital.

“Vaya a un Simi”, recomendaron a doña Elodia Santana, habitante de la colonia Libertad, cuando acudió a buscar consulta médica al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Ciudad Victoria.

“¿Cómo ve usted? Yo traigo un problema del corazón y durante años me han estado atendiendo aquí en el IMSS, e incluso me dan medicamento, pero la cita que tenía para hace tres meses me la suspendieron”, explica la señora de 62 años.

La de doña Elodia es una historia que se está repitiendo a diario en los hospitales públicos del estado, lo cual se debe a la falta de voluntad del Gobierno para darle solución al problema.

Es cierto, la pandemia del covid-19 merece prioridad del sistema de salud, pero hay que entender que hay otros padecimientos que también pueden ser letales si no se atienden.

La situación se agrava todavía más, porque, como también se lo he comentado aquí, la capacidad de los prestadores de servicios médicos privados está rebasada, y además son inalcanzables para un grueso sector de la población, por su alto costo.

Una consulta médica privada a domicilio ronda los mil pesos, pero se puede duplicar si se trata de un caso de covid-19.

A ello hay que sumarle el costo de los medicamentos.

En problemáticas como esta es donde los ciudadanos esperaríamos que todos esos aspirantes a un cargo de elección popular se unieran, para buscar una solución urgente que ponga fin al drama y la angustia de todos esos tamaulipecos, que tienen una enfermedad y no encuentran la alternativa para atendérsela.

¿Es mucho pedir?

 

EL RESTO

SE QUEDAN SIN EL CONSEJO.- A propósito, paradójicamente hay muchas oficinas públicas, principalmente del Gobierno del Estado, donde no se están respetando las medidas preventivas contra el covid-19.

Sabemos de casos extremos donde ya hay casos confirmados de la enfermedad y no se procede a la obligada sanitización de las áreas, en un hecho por demás absurdo, porque la autoridad es la más obligada a atender las recomendaciones sanitarias para evitar el avance del virus.

Como dice el refranero: “Dan el consejo y se quedan sin él”.

¿SERÁ? Eduardo Gattás Báez, abierto aspirante a la Alcaldía de Victoria, anda tan seguro de ganar la elección del seis de junio que casi, casi se ve como el nuevo inquilino del Palacio Municipal.

Gattás dice tener resultados de tres encuestas, donde las preferencias de los victorenses favorecen a Morena, con una diferencia de 18 puntos sobre el PRI. Al PAN lo manda al tercer lugar. ¿Será?

ASÍ ANDAN LAS COSAS.

[email protected]