Sinaloa: ¿Trampolín o trampa para Américo?

0
158
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

¿Dulce o truco?; ¿Trampa o Trampolín?, he ahí la duda. Hoy hemos escogido dichos vocablos para iniciar el análisis sobre las circunstancias en que se encuentra colocado el senador morenista tamaulipeco, Américo Villarreal Anaya, en su nueva encomienda como Delegado de MORENA en Sinaloa.

La aventura política-electoral en la que han colocado al cardiólogo victorense, es de resultados impredecibles, porque si bien es cierto que en ese estado, MORENA lidera las encuestas por encima del PRI y del PAN, también es verdad que entre los grupos morenistas sinaloenses, impera un brutal enfrentamiento.

Especialmente entre los grupos del colega de Américo, el senador Rubén Rocha Moya y el exsecretario general de Gobierno, en el sexenio de Mario López Valdéz (MALOVA), Gerardo Vargas Landeros.

Mientras eso sucede con los morenistas, el gobernador priista Quirino Ordaz Coppel mantiene todo el control de los hilos sucesorios, y por si esto fuera poco, es el segundo gobernador con mejores calificaciones de aceptación social en todo el país. Quirino, es un político hábil e inteligente, y se ha cuidado de cultivar una buena relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Todo lo anterior constituye un escenario de arenas movedizas para el senador Villarreal Anaya, pues si MORENA llegase a perder la elección en Sinaloa, desde la cúpula nacional de este partido, buscarían probablemente convertir al tamaulipeco en chivo expiatorio. Y esto significaría, desde luego, debilitarlo en sus aspiraciones por la gubernatura del 2022. ¿Será ese el plan de Mario y Erasmo?

Obviamente, si AVA saliese con banderas desplegadas de Sinaloa, seguramente sumaría una medalla muy importante en su carrera, rumbo a la máxima estafeta morenista en Tamaulipas. Pero, como le digo, las circunstancias que le esperan al hijo del ex gobernador Américo Villarreal Guerra, en la tierra del “Chapo” Guzmán, no son las más tersas que digamos. Su reto más importante, es el de conciliar a los dos grandes bloques morenistas. Y sobre todo, porque según las más recientes encuestas lo estarían enviando a Sinaloa para pasar por las armas políticas a su propio compañero de camaral, el senador Rocha Moya considerado como un académico y escritor de izquierda, al cual los grupos del PRIMOR sinaloense buscan cerrarle el paso, a como dé lugar.

¿Será esa la encomienda que lleva Américo a Sinaloa…? Ese será el encargo que le dio Mario Delgado, el de sacrificar políticamente a su compañero en la Cámara alta…?

Porque de ser así, es muy probable que dicho resultado generaría el enojo del líder del senatorial Ricardo Monreal Ávila, un personaje muy influyente de la 4T, que en varias ocasiones le ha enviado señales de padrinazgo a Villarreal Anaya, comentando que le va a ir muy bien; que está en los afectos del Presidente y cosas por el estilo. Aquí es donde Américo podría entrar en un conflicto de intereses: ¿Mario o Monreal?

En Sinaloa hay posibilidades de que Gerardo Vargas Landeros sea candidato del PRIMOR, apoyado por el ex gobernador MALOVA, (pues fue su secretario general de Gobierno) y en un descuido, avalado por el mandatario estatal, Quirino Ordaz, para quedar bien con el presidente AMLO?

Pero también existen condiciones para que AMLO le permita operar al gobernador Quirino con toda su estructura, sacar el triunfo de su candidato a la gubernatura del PRI. Todo ello a cambio de permitir el triunfo de los abanderados morenistas a la diputación federal. Recuerden que el voto cruzado ha existido siempre y seguirá existiendo, mientras que haya pactos entre las élites políticas.

Paradójicamente, el más interesado en que Américo encuentre piedras en el camino sinaloense, sería su supuesto aliado Erasmo González Robledo, quien vende políticamente su imagen como escudero y protegido del ebradorista Mario Delgado.

Y es que Erasmo y Américo hicieron un pacto de supuesta hermandad, en el cual queda establecido que si uno falla apoyaría al otro para la gubernatura.

Aquí en la Capital del estado, ya se ha empezado a decir que el hecho de que hayan enviado a Américo al corazón del triángulo dorado del Pacífico, justo al estado de Sinaloa, no es buena señal para el senador. Porque en esa entidad existe uno de los sexenios más fuertes del priismo en materia de alianzas y triangulaciones políticas.

De tal manera que Sinaloa es actualmente una especie de ruleta rusa para uno de los competidores más fuertes por la gubernatura tamaulipeca.

¿Lo están enviando a la ruta del Pacífico para catapultarlo a la gubernatura o para sacarlo del juego político sucesorio?

Sinaloa: ¿Trampa o Trampolín para Américo?

En el fondo del escenario un diputado federal del sur tamaulipeco ya se frota las manos.