Cierran puertas a campesinos tamaulipecos

0
62
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.-
Miles de agricultores del norte de Tamaulipas entraron en desesperación porque las casas acopiadoras, las casas comerciales y los bancos les cerraron el acceso a los créditos, por lo cual muchos no podrán sembrar sus tierras en el ciclo otoño-invierno 2020-2021, que está por iniciar.

El Presidente de la Unión Agrícola Regional del Norte de Tamaulipas (UARNT), Agustín Hernández Cardona, dijo que por tal motivo miles de hectáreas se quedarán sin sembrar.

“Estamos a unos días de que inicien las siembras y hay mucha tierra que no está preparada. Eso significa que se quedarán sin sembrar”, señaló.

Detalló que tradicionalmente los productores solicitaban préstamos a las casas acopiadoras y las casas comerciales, con lo cual adquirían insumos, como semilla y fertilizante, y pagaban la preparación de las tierras.

Los créditos los pagaban con los subsidios que recibían del Gobierno federal a través del programa de Agricultura por Contrato, o con la venta de la cosecha.

“Sin embargo, el año pasado el Gobierno federal desapareció los programas de apoyo al campo y dejó en estado de insolvencia a miles de productores, que son los que en estos momentos están batallando para poder sembrar. Hay mucha desesperación por eso”, mencionó.

Dijo que la banca comercial no es opción crediticia porque nunca ha querido arriesgar invirtiendo en un sector como el agropecuario.

Hernández Cardona lamentó la situación, porque los gobiernos no quieren darse cuenta de que están poniendo en peligro la agricultura comercial, que es la que suministra los alimentos que consume el país.

“El Gobierno cree que cuando decimos que la agricultura comercial está en riesgo lo decimos como una amenaza, pero se trata de una realidad que comenzaremos a ver en este ciclo otoño-invierno”, indicó.

Explicó que las siembras del ciclo inician en diciembre, por lo que en los primeros meses del 2021 se podrá saber con precisión cuántas de las 750 mil hectáreas programadas se quedaron sin habilitar.