¿Coalición o colusión?

0
42
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Pérez Ávila

Todos lo citan, muy pocos lo han leído.

Nicolás Maquiavelo es la notoriedad más sobresaliente del final del siglo XV y el inicio del XVI, por un hecho único, sus experiencias redactadas a manera de memorias, donde da curso a sus consejos al Príncipe.

Ninguno ha sido tratado con ínfulas morales ridículas, con más dureza y extravagancia que el florentino genial. Cuando su libro vio la luz, a nadie escandalizó, así como tampoco hubo quien le diera la importancia que fue adquiriendo con los años, con los siglos.

Maquiavelo le aconseja al Príncipe, “ganarse la voluntad de los hombres o, deshacerse de ellos”. Si usted está pensando en “ordenar la muerte de quienes se le opongan”, es posible que esté en lo cierto, o equivocado, es decir, resulta muy complicado saber hasta dónde lleva ese término “deshacerse de ellos”. De entre varias, hay dos definitivas: ejecutarlos o marginarlos.

Traigo a colación al consejero del príncipe por el proyecto manejado por priistas y panistas sobre una posible alianza con un fin específico: enfrentar al caótico y desorganizado MoReNa. Sobre la necesidad de pactar con otro estado para evitar un quebranto, Nicolás Maquiavelo advierte a su noble protector, “el riesgo de unirse a alguien superior”.

Una alianza del partido caído en desgracia, y el que siempre lo combatió en el pasado, con una visión casi evangélica, y hasta utópica, de lo que debe ser un país, coloca al PRI en calidad de subalterno del PAN.

Quienes se esmeran en aquilatar al instituto político creado por Manuel Gómez  Morín y un grupo de idealistas, en 1939, como el único con organización y capacidad para ganar, sin ayuda ni alianzas con otros, sobre todo con el dinosaurio agónico, están en lo cierto, no se equivocan. Pero, si los morenos ganaron la Presidencia de la República en su primer intento, con quien lo había intentado, dos veces, en forma infructuosa, es preferible asegurarse, aviniéndose a una coalición, para su colisión electoral.

Si considera un desaseo la unión de PAN y PRI, le formulo una pregunta, sin retórica: ¿Cómo califica la alianza en cierne del partido purificador, Morena, con los del PT, donde no hay trabajadores, Nueva Alianza, ex de la maestra Gordillo, y el Verde Ecologista, franquicia política familiar?

Toda alianza está preñada de riesgos.

Un ejemplo histórico, ajeno del todo al surrealismo totonaco de la política a la mexicana. Adolfo Hitler, quien hoy sería reverenciado si la Alemania Nazi hubiese ganado la guerra, cuando puso en acción su estrategia “Barbarroja”, invadiendo el dilatado territorio de la Unión Soviética, le explicó al mundo su visión personal sobre la alianza que estaba rompiendo: “Está escrita en un papel. Y todo el mundo sabe para qué sirve el papel”.

No se llegará a ese extremo en la liga perentoria, e inmediata, de los partidos, colocando principios e ideologías por debajo del pragmatismo, pero escríbalo, porque va a suceder: las alianzas de hoy serán el divorcio político de mañana.

 

QUÉ SIGNIFICA ‘CRITERIO DE OPORTUNIDAD’

Criterio: Discernimiento. Juicio. Capacidad para saber la verdad.

Oportunidad: Circunstancia favorable.

En mi particular opinión, sin dejar el tema, es el imperativo, la necesidad de alguien en apuros, para romper antigua alianza, coludiéndose con otra que sí beneficie sus intereses personales.

Significa: HUNDE A TODOS, Y SÁLVATE TÚ…