‘El día del fin del mundo’

0
37
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Las películas de desastres son muy entretenidas, sobre todo las hollywoodenses, ya que cuando crees que todo sale mal, aún puede ir un poco peor. En el santuario “Greenland” todo lo que les ocurre a las estrellas fílmicas Gerard Butler y Morena Baccarin parecen un reflejo de este caótico año 2020.

Ese meteorito que siempre nos amenaza va a caer en la Tierra, así empieza el filme. Pero los gobiernos tenían un plan: seleccionar a los mejores, gente útil para una reconstrucción de la sociedad. Una premisa un poco turbia para estos momentos que vivimos.

Aunque al final el meteorito y el plan casi serán lo de menos en su camino hacia la supervivencia. Butler es una versión mucho más real de su habitual hombre de acción y el peso protagonista con Baccarin está muy equilibrado. Se agradece al menos esa presentación de héroes normales en este correcaminos de desastres que no deja descansar ni un segundo.

En la sinopsis de la sencilla y obvia trama, una familia lucha por la supervivencia mientras un cometa arrasador se aproxima a la Tierra. John Garrity (Butler), su distanciada esposa Allison (Baccarin) y su joven hijo Nathan emprenden un peligroso viaje hacia su única esperanza de santuario, los gobiernos de todo el mundo deberán enfrentarse a la amenaza de un asteroide.

A diferencia de otras producciones cinematográficas donde un meteorito chocará con la Tierra, entiéndase “Armageddon”, “El día del fin del mundo”, este filme se centra en una familia que debe hacer todo lo posible por llegar al refugio que construyó el gobierno para algunas personas seleccionadas. Lo cierto es que esta película ofrece momentos de tensión y acción propios de una cinta de desastres.

Mi 8.5 de calificación a esta cinta que si bien no aporta nada novedoso a este tipo de producciones fílmicas, es sumamente entretenida y en su fondo hasta cobra un sentido por la actual pandemia global de Coronavirus y resulta ser una película paradójica, que por momentos nos desconecta de nuestros problemas, de nuestro 2020 y que nos coloca dentro de otro escenario probablemente más catastrófico.

A lo largo de la proyección de “El día del fin del mundo”, pareciera que estamos ante una amalgama de cintas de desastres. Desde aquellas del cine en la década de los años 70, pasando por el revival en los 90, hasta las más recientes: estas son, tanto buenas, como malas noticias. Esta es una apuesta en el género de la acción que le tira más al drama, mismo que te hará saltar de la butaca.