Literal: A Carlos se le vino el mundo encima

0
121
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Desde muy jovencito Carlos Claudio Turrubiates Aguilar vive con úlceras varicosas a consecuencia de la diabetes, los factores hereditarios y el medio ambiente en que se ha desarrolla complica la condición de salud que ya lo mantiene incapacitado para laborar, pese a que apenas tiene 40 años.

Claudio Turrubiates cuenta que desde que tenía 17 años le detectaron la diabetes y un año después comenzaron a aparecer las úlceras, desde entonces no ha podido salir adelante por completo. Hoy, 23 años después está en espera que en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) le puedan operar y ayudar a sanar.

No obstante a la gravedad del asunto por lo expuesto de las heridas, Claudio menciona que tiene otra condición, es portador del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), lo que hace que su tratamiento para las úlceras sea pospuesto.

Este principio de diciembre tiene citas médicas cruciales, primeramente para retomar los medicamentos antirretrovirales y, posteriormente, para ser valorado y determinar si es candidato a cirugía por lo de las úlceras.

El joven originario de Victoria cuenta que desde el 2003 a la fecha su situación se ha complicado más, pues lo atropellaron y lo dejaron abandonado, dejando secuelas en su salud, ya que se le rompió el hueso y le soldó mal.

Ahora debido a la pandemia cuenta también que no ha podido trabajar al cien por ciento, por lo que pide el apoyo de la ciudadanía para subsistir.

Carlos necesita desde alimentos hasta recursos económicos pues solamente recibe 300 pesos por semana, los cuales son insuficientes para sufragar los gastos de alimentación, luz, agua y renta.

Para su localización dio el número de teléfono (834 352 37 36) para cualquier comentario, duda o aclaración.

Asimismo dio a conocer que cuenta con una tarjeta Saldazo de Banamex número 4766 8416 0308 6896, para apoyos económicos.

Actualmente Carlos trabaja de intendente pero por la pandemia lo mandaron de incapacidad y solo cobra una mínima parte.

“Estoy requiriendo apoyo económico de preferencia, les voy a hablar con franqueza, sí estoy trabajando pero el IMSS me tiene incapacitado, pago agua, luz, renta, este mes se me va a complicar, de lo que esté en sus manos apoyarme. Soy enfermo de úlceras varicosas, en el 2003 me atropellaron, me quedó empalmado el hueso de la pierna derecha, además padezco vih y la circulación de mis pies. Me da mucha pena, la ciudadanía me ha apoyado, me da pena llegar a estos extremos”, dijo Turrubiates, quien cuenta que su madre también presentó diabetes.

En 2003 cuando tuvo el accidente le detectaron también que era seropositivo, por ahora desde octubre a la fecha no ha tomado el tratamiento antirretroviral debido a que lo dieron de baja en el Capasits Victoria cuando detectaron que fue afiliado al IMSS.

Explica que esta semana que viene tiene cita en los laboratorios para darle seguimiento al tratamiento de vih y el siete de diciembre pasará a la valoración de cirugía para el tratamiento de las úlceras, el cual espera ser un candidato para la misma.

 

EL DATO

Cada año el uno de diciembre se conmemora el Día Mundial del Sida, que es cuando en el mundo se unen los esfuerzos para apoyar a las personas que viven con el VIH y están afectadas por el virus, y para recordar a las que han fallecido por enfermedades relacionadas con el sida.

En este 2020, como se sabe, todos los ojos se han puesto sobre la pandemia de covid-19 y sobre cómo ha afectado a nuestra salud, según reconoce la Organización Panamericana de la Salud.

Refiere el organismo que el covid-19 ha puesto sobre la mesa una vez más que la salud se interrelaciona directamente con otros problemas fundamentales, tales como la reducción de la desigualdad, los derechos humanos, la igualdad de género, la protección social y el crecimiento económico. Con todo esto en mente, el lema del Día Mundial del Sida este año es ‘Solidaridad mundial, responsabilidad compartida».

El covid-19 nos ha demostrado que, en tiempos de pandemia, nadie está a salvo hasta que todos estamos a salvo.

Dejar a alguien atrás no es una opción cuando lo que queremos es alcanzar el éxito. Para acabar con las pandemias del VIH y de covid-19, coincidentes en el tiempo, es clave eliminar el estigma y la discriminación, poner a las personas en el centro de la pandemia, basar nuestras respuestas en los derechos humanos y adoptar enfoques con perspectiva de género.

En su nuevo informe, Prevailing against pandemics by putting people at the centre (Vencer las pandemias con las personas en el centro de la respuesta), ONUSIDA pide a los países que inviertan mucho más en la respuesta mundial a las pandemia y que adopten un nuevo conjunto de objetivos para el VIH exigentes y ambiciosos, pero que se puedan alcanzar. Si logramos hacer realidad dichos objetivos, el mundo volverá de nuevo a la senda de lo programado para poner fin al sida como amenaza para la salud pública para 2030.