Sean parejos: Canirac

0
62
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Ernesto H. Salgado/Contacto de Matamoros.-

MATAMOROS, Tam.- Las medidas de prevención sanitaria anunciadas en el más reciente decreto del Estado, dado a conocer por la secretaria de Salud, Gloria Molina Gamboa, afectan de manera directa a los empresarios y trabajadores de la industria gastronómica, que tienen que cerrar sus negocios a las 9:30 de la noche y ver cómo, extrañamente, operan libremente y sin restricción de horario los vendedores de comida callejera.

Pablo Reyna de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), se ha venido manifestando en contra de las medidas del nuevo decreto que los obliga a reducir el horario de operación de los restaurantes hasta las 9:30 de la noche lo que afecta directamente a los comerciantes del ramo que tras varios meses de pandemia se encuentran en severa crisis económica.

“Los empresarios de la industria gastronómica cumplimos”, dice Reyna, “con todas las medidas de prevención ordenadas por las autoridades de Salud, como son el uso de cubrebocas, tapetes, gel antibacterial y otras, pero con las nuevas medidas las expectativas de salir de la crisis por la que atraviesan son nulas y no les favorecen en nada y se pone en riesgo el empleo de miles de personas”.

Y abundó: “La secretaria Molina Gamboa insiste en su llamado a utilizar cubrebocas en todos los espacios públicos, mantener una distancia de dos metros o más con otras personas, lavarse las manos de diez a 20 veces por día, desinfectar áreas y objetos de uso común y proteger a niños y adultos mayores al ser los más vulnerables a complicaciones graves”.

“Pero las anteriores medidas no las hacen obligatorias para taqueros y vendedores de comida callejera que operan sin ningún control y sin cubrir las medidas de prevención las 24 horas del día. Comprendemos  y tratamos de seguir con toda la serie de medidas extraordinarias de seguridad para desacelerar la velocidad de contagios, pero para que estas rindan los efectos esperados deben ser obligatorias para todos y no sólo para unos cuantos”, puntualizó.