Se olvidaron del pueblo

0
25
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Melitón Guevara Castillo.-

Un repaso, o revisión, de las redes sociales con relación a nuestra Ciudad, nos lleva a una conclusión inevitable: que la ciudad, la otrora ciudad amable, limpia, que todos queríamos (seguimos queriendo) ya no es la misma: que está destrozada, baches por todos lados, áreas verdes llenas de hierbas, muchas colonias sin agua, que el mercado Argüelles es un muladar, que los tránsitos siguen mordiendo para cumplir con la cuota… tantas,  tantas cosas que se pueden enumerar.

Esa realidad nos lleva, sin querer queriendo como diría el chavo del 8, a los gobernantes, a los partidos políticos e, incluso, a la misma sociedad, a la ciudadanía. Fallaron, unos y otros: los gobernantes por corruptos e irresponsables; los partidos políticos, porque fueron cómplices con quienes fueron sus candidatos y la sociedad, los ciudadanos, porque lo permitieron.

 

ALTERNANCIA PARA SEGUIR PEOR

Siempre se ha dicho, como si fuera una regla de política, que una elección es una especie de referéndum hacia el partido en el poder: si triunfa, es una confirmación a un buen gobierno; si pierde, es un castigo, el voto fue de castigo. Pensando que el ciudadano, el que vota, lo hace porque decide probar suerte con alguien no conocido. La cuestión, al menos en México, es que la historia es diferente. Así sucedió cuando Fox y Calderón gobernaron, fueron peor. Y, el regreso del PRI con Peña, significa que el PRI no entendió la lección.

En la población tamaulipeca hay, sin la menor duda, enojo, coraje, molestia, con quienes nos gobiernan. La corrupción está a la vista: el enriquecimiento inexplicable (o explicable) de los gobernantes no se puede ocultar; cuando lo que se tiene se compara con lo que se gana, la diferencia es notable. Los ricos se hacen más ricos o, de plano, aparecen nuevos ricos. Por eso, cuando AMLO habla de combatir a la corrupción, la gente le aplaude. Los ranchos, las empresas, las casas, departamentos, las cuentas bancarias, no se pueden ocultar.

 

SE OLVIDARON DEL PUEBLO

La reunión de priistas convocada por Efraín Elizondo Cerda, líder municipal de la CNOP, efectivamente fue la oportunidad para que unos y otros pregonaran su sentir. Los comentarios sobre los opositores (el PAN) se centró en la Capital, nuestra Ciudad. Y fue, en esa circunstancia, de cómo Lorenzo López Gómez del Circulo Liberal Victorense, hizo notar que los gobernantes se olvidaron del pueblo. Que generación tras generación socializaron, a las nuevas generaciones, las prácticas corruptas que nos llevaron a la situación actual.

La conclusión es lógica: el PRI, sus candidatos y luego gobernantes, se olvidaron del pueblo. Por eso, el voto ciudadano les dio la espalda y configuró las condiciones políticas para que, en la entidad, llegara el PAN al poder. Y el PAN estatal, igual que sucedió a nivel nacional con Fox y Calderón, gobierna pensando no en el pueblo, pero sí en los intereses y ambiciones de grupo, muy personales, como pensando… ahora es cuando, sino, pues cuando.

 

DOLOR E IMPOTENCIA

En la reunión Enrique Cárdenas del Avellano hizo notar que la ciudadanía tiene el deber, quizá hasta la obligación social, de hacer denuncias en contra de los malos gobiernos y servidores públicos. Quiero, sin embargo, destacar el de la participación política: Jaime Zúñiga Ramos y Yuridia Rodríguez Portales, coordinador ejecutivo y del grupo de las mujeres de la CNOP municipal, asumieron su responsabilidad social y decidieron participar de manera organizada.

Zúñiga Ramos contó, por ejemplo, que estaba decidido a ser candidato independiente, que inició las gestiones y al fin prefirió hacerlo desde una estructura política; Rodríguez Portales que sufrió la indiferencia, hasta irresponsabilidad, del Sector Salud hacia su mal de salud… hay, pues dos opciones para la ciudadanía ante los malos gobiernos: denunciar y participar en política.