Reparto de culpas

0
126
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Hay que reconocer que las autoridades estatales han hecho un trabajo aceptable en cuanto al manejo de la pandemia en Tamaulipas.

Tomaron medidas, incluso anticipándose al Gobierno federal, quien ingenuamente pensó que la crisis duraría a lo mucho un mes.

Aquí decretaron diversas acciones para proteger a la ciudadanía, y esta entidad fue de las primeras en decretar el confinamiento, una semana antes que la Federación.

Lanzaron campañas, implementaron el uso obligatorio de cubrebocas. Establecieron cercos, cerraron la frontera y activaron la alerta a fin de establecer una estrategia que permitió que los contagios no crecieran rápidamente.

Es cierto, han ordenado otras medidas absurdas que de nada han servido. La titular del ramo ha dado poco la cara a los medios, pero hasta cierto punto ha estado muy de cerca trabajando y muy al pendiente de lo que sucede.

Dejemos a un lado lo de sus exóticos cubrebocas; eso nada tiene que ver con su chamba. Pero ha estado al pie del cañón, incluso sola en muchas ocasiones.

Ha estado en contra de acciones de algunos alcaldes, como aquel que teníamos en Victoria que no tenía ni idea de lo que hacía. Y Gloria Molina se mantuvo firme y con seriedad.

Tamaulipas está en la media nacional en cuanto a contagios y a defunciones se refiere. Si bien no ha sido de las mejores, tampoco podemos decir que es de las peores.

Por eso señalamos que han tenido un trabajo aceptable, o bien a secas. Han hecho lo que han podido, y no ha estado mal.

Entonces, surge la pregunta: ¿por qué se han disparado los casos, principalmente en Victoria?

Pues sí, por la ciudadanía, que no ha seguido las recomendaciones. Que sigue saliendo a la calle como si estuviéramos en semáforo verde. Que hace fiestas y reuniones sin ninguna medida.

Porque se va de vacaciones. Porque no se cuida. Porque no hace caso. Porque se resiste a seguir en confinamiento o porque simplemente se hartó o no cree en el virus.

Por eso, me parece que tiene la razón la titular de Salud en el sentido de que si ha habido un repunte en los contagios es porque la población no respeta las recomendaciones y las instrucciones de las autoridades.

Estamos en un proceso complicado. Es necesario que todos pongamos nuestro granito de arena y en la medida de nuestras posibilidades sigamos todas las medidas, nos gusten o no.

Ojalá que los victorenses (en particular) cambiemos ese chip y nos tomemos en serio esto. Hoy en día la Capital de Tamaulipas es el epicentro de la pandemia en la entidad y los casos cada vez son más y más y más.

Evitemos caer otra vez en semáforo rojo… aunque no estaría mal que nos lo recetaran para bajar las cifras y controlar esto.

Pero sí, en esta ocasión suscribo la declaración de Gloria Molina en que la mayor parte de la culpa de este repunte es de la ciudadanía. Ojalá que lo tomemos en cuenta y apoyemos a acabar con esta situación que tanto daño nos ha dejado, tanto en lo económico como en lo social.

Hagámoslo por nosotros mismos. A ver si así.

EN CINCO PALABRAS.- La rebeldía tiene sus costos.

PUNTO FINAL.- “Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro”: Platón.

Twitter: @Mauri_Zapata